Kim Kardashian no es la única que se arrepiente de sus fotos del pasado en redes sociales. Esta vez se trata de una instantánea que publicaba en su cuenta de Instagram hace cuatro años y que fue vista por millones de personas.

Es la foto que eligió Kim para gritar a los cuatro vientos que Kanye West le había pedido matrimonio. Pues bien, el motivo es algo que nadie se espera. No es el impresionante anillo de pedida sino algo que pasaba desapercibido para muchos: el tamaño de sus uñas.

En una entrevista a Patrick Starr, Kim reconocía: "Una de las fotos de las que más me arrepiento es la de cuando me prometí y llevaba las uñas muy cortas cuando publiqué la imagen. Hubiera quedado mejor con las uñas largas".