Sonia Ferrer ha sentido la necesidad de pronunciarse después de que la imagen en bikini que subió hace unos días se convirtiera en el centro de todas las críticas. La presentadora, que presumió feliz de su increíble forma física, ha terminado explotando contra aquellos que la han atacado por su físico.

"Ayer subí una foto en bikini a Instagram, algo que no hago a menudo. No esperaba que al subirlo empezasen a llegar comentarios de la gente escribiendo 'qué asco das, anoréxica' o 'qué saco de huesos'. Me gustaría decir a la gente que la anorexia, aparte de que es una enfermedad y no hay que usarla como un insulto, se ve, cuando el cuerpo pasa hambre, después de acabar con la grasa se come el músculo, hay que tener cuidado", explicaba dolida.

Además, Sonia ha querido recalcar que su cuerpo es el resultado de mucho esfuerzo y dedicación: "Es un cuerpo trabajado, que se ve que lo sufro, que es de gimnasio, que no es un cuerpo regalado".