Ana Obregón está rota de dolor tras el fallecimiento de su hijo Álex Lequio a los 27 años después de perder su batalla contra el cáncer. De ahí que haya tomado una decisión para intentar pasar este duelo de la mejor manera posible.

Según ha revelado el periodista Antonio Montero, Ana se ha trasladado a casa de su hermana Amalia para no estar sola en su vivienda en La Moraleja en estos difíciles momentos. Tanto Amalia como su otra hermana, Celia, viajaron hasta Barcelona para estar al lado de ella en los últimos días de vida de Álex, y del mismo modo a su regreso a Madrid también ha estado muy arropada por sus hermanos Javier y Juan Antonio.

El clan de los Obregón es una familia muy unida, de hecho Ana vivirá prácticamente la lado de su casa ya que en su día su padre les construyó a los hermanos unos chalets adosados con una piscina común, por lo que son más que vecinos.

Además Alessandro Lequio también está muy volcado con Ana en estos terribles momentos en los que ambos han perdido a su hijo. Por eso no es de extrañar que Alessandro vaya cada día a visitar a Ana, incluso acompañado por su mujer, María Palacios.

Seguro que te interesa...

Alessandro Lequio vuelve a casa de Ana Obregón sin desprenderse de la camiseta de su hijo Álex