Desde el pasado mes de julio, Sara Carbonero e Iker Casillas se están adaptando a su nueva vida en Oporto, Portugal, pero no todo es un camino de rosas... Iker Casillas falló en un momento decisivo para en el partido contra el Vitória de Guimarães y no pudo parar un balón que llevó al Oporto a perder el partido.

Equivocarse es de humanos, como también lo es criticar, pues la prensa portuguesa tituló su noticia diciéndole al portero "Manos de mantequilla" y la prensa rosa le ha tildó como "tocado y hundido". En respuesta a ese titular, Iker ha publicado en Twitter:  "F...6!! Tocado... Y hundido??" El portero reconoció sus errores e hizo autocrítica en las redes sociales: "No solo mencionaré cosas buenas... La crítica hay que saber encajarla aunque nos cueste... 3 puntos más".

Además los aficionados de su equipo no le perdonaron su fallo y arremetieron contra él en las redes sociales, así como contra Sara Carbonero. Pero lo más inteligente es quitarle hierro al asunto, saber reconocer los errores y seguir adelante con una sonrisa. Así lo ha hecho Casillas, quien ha subido una instantánea con un buen amigo a su perfil de Instagram. Iker aparece muy sonriente y haciendo el gesto con el pulgar hacia arriba. A parte de críticas, el portero también ha recibido el apoyo de su presidente, Pinto Da Costa y la defensa de Vicente del Bosque.