Después de hacerse con su quinta Champions y antes de que tener que volver a ponerse a entrenar de cara al mundial, Cristiano Ronaldo se ha escapado unos días de vacaciones junto a su familia para disfrutar de unos días de descanso en Málaga.

El futbolista era fotografiado junto a sus familia llegando a Málaga; más tarde, Georgina Rodríguez y el todavía delantero del Real Madrid eran fotografiados llegando uno de los mejores restaurantes de la Costa del Sol para disfrutar de una cena romántica.

Un viaje que llega en un momento necesario para el jugador, Cristiano está viviendo un momento complicado por sus problemas con el fisco. Hacienda reclama al delantero la friolera cifra de casi 28 millones de euros. Además, desde la final de la Champions, tras las declaraciones que hizo el propio CR7, el futuro de Cristiano en el Madrid es de momento incierto.