COMIDA DE SUPERMERCADOS EN LA CALLE

COMIDA DE SUPERMERCADOS EN LA CALLE

"Nos obligaban a rajar los envases y rociarlos con lejía"

En los supermercados, los productos cuya fecha de caducidad se acerca van directamente a la basura. Son los propios trabajadores quienes los tiran. Hemos hablado con una de ellas. "Nos obligaban a rociarlos con lejía para que no se los llevaran", dice.

Cuando los supermercados cierran, muchas personas se agolpan a las puertas de entrada de almacenes para rebuscar en la comida que tiran algo que llevarse a la boca. Se trata de una práctica cada vez más extendida en nuestro país. Se trata de productos que se encuentran a punto de caducar, pero que ya no pueden salir a la venta.

Sin embargo, en muchas de estas superficies se quiere evitar que estas personas se agolpen en las puertas y, antes de sacar la comida a la calle, los responsables piden a los trabajadores que rajen los envases y los rocíen con lejía para que nadie los aproveche.

Pilar, una trabajadora de supermercado, ha confirmado este hecho a Espejo Público, "se nos partía el corazón, pero nuestros jefes decían que teníamos que rociarlos con lejía para que no se produjeran peleas en la puerta". Mucha de la comida que se tiraba estaba en perfecto estado aunque había caducado o estaba a punto de caducar. "Nos ofrecimos a llevar la comida a Cáritas, pero nos decían nuestros jefes que no, que no lo querían".

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.