FALTAN 185.000 DE LA PARROQUIA

FALTAN 185.000 DE LA PARROQUIA

El cura de Borja retira su denuncia por sorpresa

El cura de Borja, imputado por el robo de 185.000 euros de los fondos de la parroquia y acusado de abusos sexuales por un clan de supuestos extorsionadores, ha retirado la denuncia que él mismo presentó.

Todo comienza con una denuncia que Florencio Garcés, el párroco de Borja, presenta de forma voluntaria en el cuartel de la guardia civil. En ella, el cura asegura haber sido estafado por una persona a quien él había ofrecido su ayuda desinteresada. Concretamente señala a Santiago Carbonell. Pero esta denuncia extraña a la guardia civil y los agentes encuentran en la casa del párroco documentos que darán un vuelvo al caso. Resguardos bancarios de altas cantidades de dinero que han descuadrado los ahorros de la parroquia y, lo más sorprendente, documentos manipulados. Un texto escrito por el propio párroco de su puño y letra donde detalla paso a paso sus cuentas. Pero muchos de los nombres que aparecen en esa libreta son ficticios. Los agentes sospechan que el cura ha podido preparar un plan para justificar sus desmanes económicos.

La gran incógnita ¿a quién y por qué pagaba cuantiosas cantidades de dinero sin justificar?. La respuesta la da Santiago Carbonel, a quien curiosamente el cura había denuniado por estafa. Santiago acusa al párroco de pagarle dinero a cambio de mantener relaciones sexuales.

La trama se complica aún más con una declaración. La de un testigo protegido que revela una extorsión a la que está siendo sometido el cura de Borja. El motivo, unas fotografías comprometidas de caracter sexual del párroco. El ideólogo, según el testigo, Luis Carbonell, un miembro del clan "zapato veloz" que junto con otras dos mujeres de la familia deciden extorsinar al párroco, pidiéndole dinero a cambio de no difundir las imágenes. Los investigadores obtienen lo que parecen pruebas: un gran número de llamadas entre el clan y el párroco y unas fotografías con fajos y fajos de billetes. Los supuestos pagos del cura a cambio de su silencio.

Sin embargo, el caso da un giro radical cuando el testigo protegido, quien denuncia la extorsión, decide retractarse. Se desdice porque, asegura, declaró bajo coacciones de la guardia civil, a pesar de haberse presentado de forma voluntaria en el cuartel de la benemérita. Con su cambio de versión, nadie más señala a los "zapato veloz" como los extorsionadores del cura. Pero no es el único que se echa atrás. Santiago, quien denunció al párroco por abusos, también retiraba hace unos días su acusación. Y ahora Florencio Garcés, el sacerdote, ha decidido no ratificar su denuncia por estafa. ¿A qué se debe este giro radical?.

¿Por qué todos los implicados han retirado su denuncia? Los grandes beneficiados serían, no solo el clan de los "zapato veloz", también el propio cura, que ya no se enfrentaría al delito de abuso sexual. Lo que sí está claro es que han desaparecido 185 mil euros de los fondos de la parroquia de Borja. ¿A dónde ha ido a parar todo ese dinero?

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.