EN MADRID HAN COMENZADO LAS RESTRICCIONES DEL TRÁFICO

EN MADRID HAN COMENZADO LAS RESTRICCIONES DEL TRÁFICO

Nueve medidas para reducir la contaminación atmosférica en las grandes ciudades

Los niveles de contaminación atmosférica están superando los límites establecidos en Madrid tras sobrepasar por segundo día consecutivo los parámetros de concentración de dióxido de nitrógeno. Por ello, el Ayuntamiento de la capital ha restringido por primera vez la velocidad en la M-30 y carreteras de acceso a Madrid, entrando en la primera fase del protocolo para estos casos. Sin embargo, esta problemática no es nueva, y aquí hacemos un repaso de nueve medidas y consejos que se han propuesto en los últimos años relacionadas con el tráfico.

1- Limitar la velocidad máxima de circulación
Es la medida que ha implementado el Ayuntamiento de Madrid en la M-30 y en las carreteras de acceso a la capital, constituyendo la primera fase del protocolo establecido para los casos en los que se sobrepasen los límites de contaminación. Varios sindicatos, como Comisiones Obreras, y organizaciones medioambientales llevaban años reclamando que se redujese a 80 km/h la velocidad máxima en los principales corredores de acceso a las ciudades.

2- Limitar el aparcamiento en las zonas restringidas
La prohibición de aparcar a coches de no residentes en las áreas de aparcamiento regulable, es decir, las azules y verdes, se incluye dentro de la segunda fase del plan del Ayuntamiento, que se sumaría a la anterior. Con ello, se pretende fomentar el uso del transporte público y medios alternativos, como las bicicletas, ante la imposibilidad de muchos conductores de poder estacionar.

3- Limitar la velocidad máxima en las zonas residenciales
En varias ciudades españolas, como Madrid y Barcelona, se ha discutido en varias ocasiones sobre la necesidad de limitar la velocidad en las áreas residenciales a 30 kilómetros por hora. Esta medida ya está implantada en varias capitales europeas, como Berlín.

4- Restricción parcial del tráfico
Las fases tres y cuatro del plan del Ayuntamiento de Madrid contemplan que se restrinja parcialmente el tráfico. El sistema consistiría en que unos días podrían circular los coches con matrículas pares y otras jornadas los vehículos con matrículas impares. Esto ya sucede, y han tenido éxito en su propósito, en ciudades como Pekín y Atenas.

5- Restricción total del tráfico
En España nunca se ha dado el caso de que se prohíba la circulación total de los vehículos para bajar los niveles de contaminación atmosférica, pero otras ciudades europeas ya han vivido estas medidas excepcionales. En Berlín, por ejemplo, esta restricción se indica mediante carteles los días que se ejecuta, y suele producirse en el casco urbano. Además, cada vez es más común que las ciudades apuesten por ampliar en número de calles peatonales que reducen el flujo del tráfico.

6- Comportamientos al volante más eficientes
Cómo actúe cada persona al volante también contribuye a que cada vehículo contamine más o menos. Por ello, se recomienda conducir de forma suave, sin frenazos ni acelerones que aumenten los picos de consumo. Del mismo modo, cuando se está estacionado es mejor no mantener el coche en ralentí para evitar consumos innecesarios y es mejor utilizar el aire acondicionado y la calefacción con moderación, ya que su empleo desproporcionado puede aumentar el consumo de combustible en un 20%.

7- Mantenimiento adecuado del vehículo
Como parte de la responsabilidad de los conductores también figura el mantenimiento del coche. En este apartado se incluye controlar la presión de los neumáticos, puesto que unas ruedas desinfladas pueden incrementar el gasto de combustible hasta un 3%. Además, es interesante evitar llevar accesorios como portaequipajes o portabicicletas cuando no se necesitan, ya que afectan a la aerodinámica y reducen la eficiencia del combustible.

8- Evitar el uso del coche y apostar por medios alternativos
Es el consejo más empleado y, a veces, el más difícil de llevar a cabo si se necesita hacer un trayecto largo o a un lugar mal comunicado en transporte público. Sin embargo, se debe tener en cuenta que, por ejemplo, en los trayectos cortos, cuando el coche está todavía frío, las emisiones por kilómetro son hasta un 60% superiores. Acostumbrarse a utilizar la bicicleta en estos casos es un hábito que, además de ayudar a contaminar menos, es muy saludable. Como ejemplo de este efecto sobre el medio ambiente, Copenhague, conocida como 'la ciudad de las bicicletas', es la segunda capital con el aire más limpio en Europa.

9- Comprar vehículos que contaminen menos
También en mano de los conductores está el comprar vehículos menos contaminantes que se ajusten a sus necesidades. Por ejemplo, los modelos más pequeños consumen menos combustible (y son menos contaminantes) y los vehículos eléctricos e híbridos producen menos emisiones que los convencionales. Del mismo modo, aquellos que emplean motores diésel son más contaminantes que los gasolina. Por ello, el objetivo de Anne Hidalgo, alcaldesa de París, es eliminar estos tipos de vehículos para 2020.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.