ANÁLISIS DE LA REVISTA DIRIGENTES

ANÁLISIS DE LA REVISTA DIRIGENTES

Un nuevo orden en Oriente Próximo

Los hechos se suceden a un ritmo trepidante en Oriente Próximo. En las últimas semanas Estados Unidos, Europa e Irán han acercado posturas tras décadas de resentimiento. Arabia Saudí ha atacado, en coalición, a los rebeldes chiíes en Yemen. El autodenominado Estado Islámico se ha acercado a las puertas de Damasco. Los países árabes forman una fuerza de intervención rápida. Y todo en un contexto en el que el precio del petróleo se ha desplomado, con Estados Unidos como primera potencia energética por tercer año consecutivo. En Dirigentes te damos las claves para comprender la foto fija de una turbulenta región.

Arabia Saudí levanta muros en el desierto
Arabia Saudí levanta muros en el desierto | EFE

¿Cómo comprender lo que está ocurriendo y prever hacia dónde avanza la zona más violenta del mundo en estos momentos? La parte del globo que abarca desde Egipto en el oeste hasta Irán en el este, y desde Turquía en el norte hasta Yemen en el sur, lo que tradicionalmente se conoce como Oriente Próximo, es un cóctel de alianzas, rivalidades étnicas y religiosas e intereses económicos. Pura geopolítica.

Lo primero, los ingredientes del cóctel

Algunos componentes de esta especie de guerra fría larvada son antiguos y otros muy recientes:

- La religión: el arco chií frente a la mayoría suní. Es un enfrentamiento muy real, con 14 siglos de antigüedad. En el siglo VII, los seguidores de Ali Ibn Abi Talib, yerno del profeta y origen del chiísmo actual, lucharon con los de Muawiyah I, que daría lugar al sunismo. Estos últimos ganaron en la batalla de Kerbala. Desde entonces, los suníes se consideran los legítimos herederos del Islam. Para ellos los chiíes son herejes e inferiores. Hay, además, judíos en varios países de la zona, sobre todo en Israel.

- Las etnias: árabes, persas y turcomanos. Aunque en la zona hay decenas de grupos étnicos, los más importantes son los árabes (Arabia Saudí, Baréin, Emiratos Árabes Unidos, Irak, Israel, Palestina, Jordania, Kuwait, Líbano, Omán, Catar, Siria, Yemen o Egipto, entre otros), los persas (Irán) y los turcomanos (en Turquía).

- El tipo de gobierno: monarquías, teocracias, democracias fallidas y dictaduras militares. Gran parte de los países del Golfo pérsico son monarquías hereditarias, dictaduras en mayor o menor grado, desde Arabia Saudí a Omán o Catar; otros son teocracias, como Irán, país en el que se celebran elecciones pero que no alcanzan la categoría de democracias por su nivel de represión social y donde las decisiones finales son tomadas por los ayatolás. Vemos democracias con condiciones especiales o parciales como Jordania, Líbano o Israel. Y gobiernos militares electos como el de Egipto.

- Las alianzas globales: China/Rusia o Estados Unidos/Europa. Los países de la región desde la guerra fría han elegido uno de los dos bandos tradicionales, con Occidente o con el resto. Esa distinción se mantiene relativamente hasta hoy: Rusia y China suelen defender, con su veto o con la venta de su armamento, a países como Siria o Irán; Estados Unidos y Europa suelen apadrinar a Egipto, Turquía o Arabia Saudí.

Lo segundo, un nuevo dramatis personae para Oriente Próximo

Estos factores, junto los económicos, conforman un auténtico guirigay geopolítico que podría resumirse así:

- Arabia Saudí: suní, árabe, monarquía autoritaria, aliado de EEUU. Es uno de los países clave de la región. Con 30 millones de habitantes, es un país de altos ingresos, con un PIB per cápita de unos 22.000 dólares, dirigido por una familia real que controla la principal riqueza del país, el petróleo, y guarda los sitios sagrados musulmanes como La Meca. Aliado tradicional de Estados Unidos, en los últimos meses ha mantenido fuertes tensiones con Washington. La primera, una guerra por la cuota de mercado del precio del petróleo que ha tumbado la cotización del oro negro a la mitad. Además, no ve con buenos ojos que Barack Obama negocie y se aproxime a su archienemigo geopolítico y económico, Irán. Ambos pelean por la hegemonía en la zona. Por eso ha lanzado una coalición contra los rebeldes chiíes que habían tomado el poder en la capital de Yemen, Saná, presuntamente apoyados por Teherán. Decenas de barcos, bombardeos, y la posibilidad de mandar tropas para evitar la desestabilización de su empobrecido vecino del sur. Tiene pocas o malas relaciones.

- Irán: Chií, persa, teocracia, aliado de Rusia y China. Con sus 80 millones de habitantes, en su mayoría persas y chiíes, la República Islámica de Irán lleva desde el alzamiento de los ayatolás a finales de los años 80 enfrentada sobre todo con Estados Unidos y Reino Unido, y, por asociación, con Europa. Aliado de Rusia y en menor medida protegido de China, ha recibido un duro impacto por la caída de los ingresos del petróleo debido a las sanciones internacionales y el desplome del precio del oro crudo.

La visión de los expertos

Barah Mikail, investigador senior de FRIDE especializado en Oriente Medio y el Norte de África: "Yemen y el acuerdo americano-iraní tienen implicaciones opuestas. La situación en Yemen no ayuda la situación económica del país: los inversores están cada vez menos interesados en dedicar dinero porque no se sabe quién será el vencedor, ni si el gobierno central yemení la soberanía sobre el territorio. Al revés, en el caso de Irán, los inversores occidentales han esperado durante años la aparición de un contexto favorable a la normalización de las relaciones políticas entre Tehran, por un lado, y Washington y las capitales europeas por otro. Tampoco hemos llegado a esa situación aún, pero si se confirma el acercamiento entre EEUU e Irán y se acaba la era de las sanciones, el país podría vivir un boom económico".

Puede leer el reportaje completo en la revista DIRIGENTES del mes de mayo

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.