SE ESTÁ TRABAJANDO "LENTA Y DISCRETAMENTE"

SE ESTÁ TRABAJANDO "LENTA Y DISCRETAMENTE"

Tras Cuba, el Papa Francisco se pone como objetivo abrirse las puertas de China

"El Papa quiere ir a China y creo que si se le abrieran las puertas, partiría hoy mismo", ha revelado el secretario del Estado Vaticano, cardenal Pietro Parolin. Francisco trabaja desde hace meses en un acercamiento diplomático con el presidente de China, Xi Jinping, a través de intermediarios no oficiales pero invitándole a visitar el Vaticano y poder así dialogar sobre la paz en el mundo.

El Papa Fracisco, durante su visita a Corea del Sur
El Papa Fracisco, durante su visita a Corea del Sur | Getty Images

El secretario del Estado Vaticano, cardenal Pietro Parolin, ha explicado que se está trabajando "lenta y discretamente" para tratar de llegar a un acuerdo que abra las puertas de China al Papa aunque ha precisado que la situación "todavía no ha sido madurada del todo" y que es imposible "hacer previsiones" de fechas. "El Papa quiere ir a China y creo que si se le abrieran las puertas, partiría hoy mismo", ha remarcado Parolin en Campobasso, capital de Molisse (Italia) donde ha bendecido una estructura religiosa llamada 'Casa de los ángeles- Papa Francisco' que aloja a unos 50 refugiados.

"Creemos que a novel de distensión internacional de paz en el mundo sería muy importante que China, por su importancia actual e histórica, pudiera encontrar una forma de encuentro y colaboración con la Santa Sede", ha agregado Parolin. Francisco trabaja desde hace meses en un acercamiento diplomático con China. En este sentido ha enviado varios mensajes - a través de intermediarios no oficiales- al presidente de China, Xi Jinping, invitándole a visitar el Vaticano y poder así dialogar sobre la paz en el mundo.

Su viaje de regreso de Seúl a Roma, en agosto de 2014,  marcó un hito histórico. Por primera vez, China concedió el permiso para que el avión oficial del Papa sobrevolase su territorio. Además durante el vuelo de regreso a Roma proveniente de Filadelfia, el Papa confesó que soñaba con una nueva frontera, un viaje a China. "Me gustaría mucho ir a China. Yo amo al pueblo chino, lo quiero mucho. Yo espero que existan posibilidades de tener buenas relaciones, buenas relaciones", comentó en aquella ocasión.

Además, informó de que se había emprendido el camino del diálogo. "Tenemos contactos, hablamos... y vamos adelante. Para mi tener como amigo, un país amigo como China, que tiene tanta cultura y tantas posibilidades de hacer bien, sería una alegría", expresó.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.