EN LA LOCALIDAD DE WATERLOO

EN LA LOCALIDAD DE WATERLOO

Centenares de canadienses se manifiestan por el derecho de las mujeres a pasear en topless

La manifestación fue convocada después que un agente de Policía local ordenase a tres mujeres de la cercana localidad de Kitchener (Ontario) a cubrir sus senos mientras montaban en bicicleta por la ciudad. El topless es legal en Ontario desde 1996, cuando terminó una batalla legal inicia cinco años antes por Gwen Jacob, multada por pasear sin cubrir sus pechos.

Varios centenares de personas, en su mayoría mujeres, se manifestaron en la localidad canadiense de Waterloo, a unos 110 kilómetros al suroeste de Toronto, en favor del derecho de las mujeres a pasear en topless por las calles. La manifestación había sido convocada días después que un agente de Policía local ordenase a tres mujeres de la cercana localidad de Kitchener (Ontario) a cubrir sus senos mientras montaban en bicicleta por la ciudad, dijeron hoy medios locales. Muchas de las manifestantes desfilaron por las calles de Waterloo en topless o sin camisetas.

Desde 1996 es legal en la provincia de Ontario que las mujeres puedan pasear por las calles sin cubrir sus pechos tras una batalla legal iniciada por Gwen Jacob, quien en 1991 fue multada por pasear sin cubrir sus pechos. Entre las asistentes a la manifestación se encontraban las tres hermanas (Alysha Brilla, Tameera Mohamed y Nadia Mohamed) que fueron paradas por la Policía la semana pasada así como Gwen Jacob.

En julio de 1991, Jacob, entonces una estudiante universitaria, decidió salir a la calle sin camiseta en un día que el termómetro marcaba 33 grados centígrados. Jacob fue arrestada, acusada de un acto indecente y multada con 75 dólares por un juez que señaló que los senos de las mujeres debían permanecer cubiertos en público porque son "parte del cuerpo femenino que es estimulante para los hombres, tanto por la vista como el tacto". Jacob apeló alegando que lo mismo se puede aplicar al pecho de los hombres pero que a estos se les permite circular por las calles sin camiseta. Finalmente, en 1996 el Tribunal de Apelaciones de Ontario dio la razón a Jacob al determinar que el contexto en el que la estudiante había descubierto sus senos no era sexual o "comercial" y que "nadie que estuviese ofendido fue forzado a seguir mirándola".

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.