DESPUÉS DE LOS ABUSOS DE NOCHEVIEJA

DESPUÉS DE LOS ABUSOS DE NOCHEVIEJA

Berlín activa la expulsión de delincuentes extranjeros tras los abusos de Colonia

En Alemania, país al que entraron el año pasado 1,1 millones de solicitantes de asilo, viven 8,2 millones de extranjeros, el 10 % de la población, según cifras oficiales del 2015 que no incluyen las ultimas oleadas de refugiados. Hasta ahora se han presentado 650 denuncias sólo en Colonia, de las cuales aproximadamente un 45 % por delitos sexuales.

La canciller alemana, Angela Merkel
La canciller alemana, Angela Merkel | Getty Images

El Gobierno alemán anunció hoy una reforma para agilizar la expulsión de extranjeros que hayan cometido delitos, en medio de la alarma por los abusos sexuales y robos masivos registrados la pasada Nochevieja y entre cuyos presuntos autores hay peticionarios de asilo.

Las llamadas a no instrumentalizar lo ocurrido en Colonia y otras ciudades alemanas a favor de la ultraderecha se sucedieron hoy desde el Ejecutivo de la canciller Angela Merkel, junto con el anuncio de medidas para mejorar la protección a la mujer frente a estos delitos.

Todo extranjero que incurra en abusos sexuales, contra la vida, la integridad física o la propiedad deberá contar con la posibilidad de ser expulsado del país, anunciaron los ministros de Interior y Justicia, Thomas de Maizière y Heiko Maas, respectivamente.

El propósito del Gobierno es agilizar los procesos de expulsión de quienes hayan sido condenados en firme a penas, en principio, de un mínimo de un año por delitos que van del homicidio a lesiones físicas, violaciones, acoso sexual o robo con reincidencia.

Incluso en caso de que la pena recibida sea inferior a un año puede abrirse un proceso de expulsión, precisó De Maizière, de considerarse que ello es de "especial interés" para el Estado alemán.

En la misma línea, podrán perder el derecho a asilo los solicitantes condenados a una pena de más de un año y que supongan un peligro para la comunidad.

Hasta ahora, se consideraba que la pena mínima para abrir un proceso de expulsión era de dos años y siempre bajo la prerrogativa de que se tratara de casos de especial gravedad o gran reincidencia.

Antes de procederse a la expulsión, matizó el titular de Interior, se evaluará la situación particular de cada persona, su grado de arraigo en Alemania y si está expuesto a algún peligro en su país de origen.

La medida no se dirige específicamente a peticionarios de asilo o refugiados, sino a todos los extranjeros que delincan, y responde a la tensión política y social creada tras el caos de la pasada Nochevieja.

Según las investigaciones en curso, la gran mayoría de las agresiones, abusos, acosos o robos fueron cometidos por hombres procedentes de países norteafricanos y árabes, aprovechando las aglomeraciones en torno a la estación de tren de Colonia en Nochevieja.

Las medidas anunciadas por ambos ministros siguen al paquete impulsadas unos meses atrás por la propia canciller, en medio de la llegada masiva de refugiados, destinado a acelerar la repatriación de los peticionarios sin perspectivas de ser reconocidos como asilados en el país.

La intención de ambos ministros -De Maizière, de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel, y Maas del Partido Socialdemócrata (SPD)- es que el Gobierno apruebe el correspondiente proyecto de ley este enero para que entre en el trámite parlamentario lo antes posible.

En paralelo se acelerará también un endurecimiento de las leyes contra los delitos sexuales, estancada desde hace meses, con el que se pretende mejorar la protección de las víctimas, sean quienes sean sus agresores.

En este capítulo se considerarán como casos de especial gravedad aquellos en que el autor de la agresión "aproveche" un momento de confusión o el llamado factor sorpresa, así como el pánico de su víctima.

"No podemos tolerar que queden impunes delitos individuales ni tampoco acciones colectivas, como la horda de hombres que vimos en Colonia", apuntó Maas, quien reiteró su llamada a no instrumentalizar lo ocurrido para "justificar" brotes xenófobos.

Los servicios de seguridad rehúsan hablar de crimen organizado, aunque sí se parte de la base de que los agresores habían quedado a través de las redes sociales.

Asimismo a través de las redes sociales se coordinaron, según las autoridades de Colonia, la serie de ataques xenófobos registrados el pasado fin de semana, en esa misma ciudad, y protagonizados por grupos de hasta 25 ultras violentos, lanzado a la "caza del extranjero" como respuesta a los abusos de Nochevieja.

Los mas vistos

Venus Gillette

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.