Ryan Reynolds, sufrió un "ataque de nervios" en 2016 después del rodaje de 'Deadpool', una de las cintas de la franquicia de superhéroes. El actor ha revelado que siempre ha tenido problemas para contener sus emociones cuando se encuentra en situaciones estresantes, pero su trabajo le ayuda a superar sus problemas.

En un entrevista con el periódico The New York Times, admitió: "Tengo ansiedad. Siempre he tenido ansiedad. Tanto en el alegre "Estoy ansioso por esto" como en el extremo más oscuro del espectro, lo cual no es divertido". Sin embargo, en cuanto el actor entra en el set de rodaje todos esos problemas desaparecen.

Reynolds sintió que era importante ir al médico después del rodaje de 'Deadpool': "Fui a ver a un médico porque sentía que tenía un problema neurológico o algo así. Y todos los médicos que vi dijeron: "Tienes ansiedad". En ese momento compartió: "Me sentí como si estuviera en una goleta en medio de una borrasca blanca todo el tiempo. Simplemente nunca se detuvo", confiesa.

Parece que la presión por ser el gran antihéroe de Marvel le ha pasado factura. "Intentaba hacer un fenómeno cultural", dice Reynolds acerca de Deadpool.