Nada de chorizo. Tampoco guisantes. Olvídate de las gambas. Y por supuesto nada de limón. Todos estos ingredientes están excluidos de la auténtica paella valenciana.

"Maltratamos mucho este plato. La gente está acostumbrada a echarle todo lo que encuentra en la nevera", señala María Muñoz, de la Escuela de Arroces y Paellas de Madrid. El arroz, elemento principal, nos recomiendan que sea de calidad. "Añadiremos conejo, pollo y caracoles que nos aportarán un toque también a campo", nos dice Beni, maestro paellero. "Sofreír ligeramente y añadir sal al final. Así evitaremos que la carne se nos seque".

Unas hebras de azafrán, pimentón y hacerla siempre en paella. El recipiente no se llama paellera, sino paella. Otro de los errores más comunes.