Tiempo de elaboración: 1h: 15 min

Ingredientes (8p):

1 barra de pan

500 g de salmón fresco (sin piel ni espinas)

4 huevos

2 cebolletas

150 ml de nata

100 ml de salsa de tomate

harina

aceite de oliva virgen extra

sal

pimienta

perejil

Para la salsa rosa:

1 huevo

aceite de oliva virgen extra

vinagre

sal

2 cucharadas kétchup

25 ml de zumo de naranja

25 ml de brandy

Elaboración:

Unta un molde (tipo cake) con un poco de aceite, coloca encima (de un extremo al otro) una tira de papel de horno (dejando una pestaña por cada lado), úntalo con otro poco de aceite y espolvoréalo con harina.

Corta el pan en rebanadas finas y extiéndelas sobre la bandeja de horno. Introdúcelas en el horno y tuéstalas hasta que se doren.

Pela las cebolletas, pícalas en dados y rehógalas en una sartén con un chorrito de aceite. Sazona y rehógalas bien. Corta el salmón en dados y añádelos. Salpimienta y rehoga todo brevemente.

Casca los huevos, ponlos en un bol y bátelos con una pizca de sal. Añade la salsa de tomate, la nata y mezcla bien. Añade la cebolleta y el salmón. Vierte la mezcla en el molde. Hornea el pastel al baño María a 180º C durante 45 minutos. Retira y deja que se enfríe.

Para hacer la salsa rosa, coloca el huevo, un chorrito de vinagre, una pizca de sal y una buena cantidad de aceite en un vaso batidor. Monta los ingredientes con la batidora eléctrica hasta que liguen. Añade un chorrito de zumo de naranja, el kétchup y el brandy.

Desmolda el pastel, corta y sirve. Acompáñalo con la salsa rosa y las rebanadas de pan. Decora con unas hojas de perejil.

Consejo:

Podéis hacer el pastel con el tipo de pescado que más os guste. Con merluza queda muy fino y sabroso.