En 'Un café con Susanna' Santiago Abascal se ha calificado como "optimista con la posibilidad de llegar a un acuerdo". Asegura que su formación está pidiendo algo básico para poder apoyar a gobiernos de PP y Ciudadanos: que se levante el cordón sanitario contra Vox y se limite el 'apartheid' que, según Abascal, quería obligarles a votar a PP y Ciudadanos sin que llegaran a un acuerdo con ellos.

"No queremos ser como el PNV un partido chantajista y que se nos otorgue más relevancia de la que los electores han pedido para nosotros", señala. Considera que "la estigmatización a los partidos lleva al acoso como le ha ocurrido a Ciudadanos" este fin de semana.

Aboga "por hacer un esfuerzo de ponerse de acuerdo", pero no quiere usar los términos de concesión. Considera Abascal que estos días se están sentando las bases de los futuros acuerdos. "Si todo va como debe ir podrá ser pronto pero las prisas y presiones en una negociación no son positivas. Con la presión no funcionamos como otros. Nosotros nos enrocamos y entre la espada y la pared elegimos la espada", destaca.

Piden un Gobierno de PP y Ciudadanos en el que no quieren estar porque desean "la leal oposición" pero que les garantice que "no va a deslizarse en la aplicación de políticas de izquierdas en algunas materias". Señala que en Murcia vienen todas las fuerzas políticas han blindado determinados acuerdos como la reformar el estatuto de autonomía y las políticas de género y memoria histórica para que si Vox entra en el Gobierno no pueda modificar estos supuestos.

Considera que Teodoro García Egea hizo "algo muy contradictorio" en Murcia: Culpar a Vox de votar a PSOE y Podemos. "Pretendían que regaláramos los votos de las personas que han votado a Vox y eso no vamos a hacerlo", destaca.

Pone de manifiesto que la idea de la división en Vox ha sido alimentada por el PP y "sus medios de comunicación acólitos", pero según Abascal en Vox todos están en línea de acuerdo con lo que hay que hacer y nadie ha tomado decisiones por su cuenta.