Afirma el alcalde de Madrid que no ve las palabras de Ayuso como un guiño a Vox. "Evidentemente la presidenta no piensa que se van a quemar iglesias como en el 36. Quería denunciar que en el 2019 no podemos seguir hablando de Franco", determina."El problema en el 2019 es Pedro Sánchez, no Franco", apunta Almeida.

Al del PP le preocupan los problemas de seguridad que pueda generar el traslado de los restos de Franco al cementerio de Mingorubio (El Pardo). "Como alcalde le digo a la delegación del Gobierno que no se desentienda si mandan a Franco a Mingorubio, y lo mismo al Ministerio del Interior. Que no le cargue al Ayuntamiento posibles problemas de seguridad", destacaba.

Considera que el Gobierno socialista quiere transmitir miedo, y cree que "Pedro Sánchez está dispuesto a todo con tal de seguir en La Moncloa", incluso a rebajar las previsiones del crecimiento.

Ha afeado a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que "aprovechara un mitin del PSOE para decirle a los consejeros que no vamos a poder dar los fondos". "No pueden aprovechar un mitin del PSOE para tratar de chantajear a las comunidades autónomas y la voluntad de los españoles a cargo de las entregas a cuenta", pone de manifiesto.

Confirma que hay indicadores que establecen que se está produciendo una desaceleración en Madrid. "Cuando Sánchez dice que se pueden rebajar las previsiones de crecimiento pongámonos en lo peor", añade.

El alcalde reconoce que si hubiera tenido la mayoría suficiente hubiera revertido Madrid Central ya que no cree que sea el plan que más se adecua a las exigencias de lucha contra la contaminación en Madrid. El plan que propone ahora el PP afecta a 21 distritos de la ciudad con restricciones al tráfico pero también existen alternativas.