Asegura Verónica que lo primero que vieron fue a María Jeús, la víctima, en el suelo siendo agredida por el fallecido y su pareja. Dos toxicómanos que querían robarle el bolso a esta mujer. Describe a la víctima como una mujer menuda. Cree que si Borja no hubiera parado esa paliza todo "podría haber acabado muy mal". Añade que los agresores estaban bebidos y drogados. "La pareja del delincuente no recordaba nada. Decía que Borja no paraba de insultar al ladrón y de pegarle", ella recordaba lo que le interesaba, lamenta.

Añade además que el delicado estado de salud del fallecido habría influido que muriera por los golpes. Cuando Borja se vio envuelto en el forcejeo, ella salió corriendo tras él porque temía que le pasara algo. Pone de manifiesto que cuando se fueron de allí el ladrón se encontraba consciente sentado en el suelo con su pareja.

"He hablado personalmente con Borja y no quiere aceptar el dinero que está recaudando. Hay una responsabilidad y él quiere asumir lo que ha pasado haya sido mala suerte o no. Él no se ha enseñado con nadie", destaca. Borja se niega a aceptar así los casi 100.000 euros que ha recaudado Vox a través de un 'crowdfunding' para ayudarle.

Destaca que el joven "está muy abrumado por todo y agradecido por todo el apoyo". "Está dispuesto a asumir las consecuencias, quiere pagar dentro de sus posibilidades", señala.