Florentino y Marina firmaron un contrato de alquiler de un piso en Vigo al que entraron a vivir con sus cinco hijos hace ahora nueve meses. Todo parecía normal, el matrimonio firmó el contrato delante de los propietarios y le dieron las llaves dentro del domicilio. Lo que no podían esperar es que estaba okupando un piso.

Según han relatado en Espejo Público, el matrimonio alquilaron la vivienda a un estafador, quien realquilaba el piso sin ser el verdadero propietario que sería una persona dedicada presuntamente al tráfico de drogas. Ahora una sentencia judicial señala que serán desalojados el 3 de octubre. Afirman que no piensan moverse porque no disponen de una alternativa habitacional.

Por otro lado, el dueño del piso ha hablado en directo en el programa para dar su versión de los hechos. Raúl, médico de profesión, asegura que "desde el primer día Florentino y Marina sabían que no podían estar ahí". El también afectado paga la luz, el agua y la hipoteca de una vivienda a la que ni si quiera puede acceder. "Me he arruinado", asegura. Preguntado por si alquilaría el piso al matrimonio sabiendo que fueron estafados, el propietario considera que "ya no procede llegar a un acuerdo" porque, según su testimonio, intentó llegar a un acuerdo hace 9 meses. "En este tiempo ha sido imposible hablar con ellos", subraya. Además, afirma que a la familia "se les ha ofrecido una alternativa habitacional, dinero y recursos" los cuales habrían rechazado.

La justicia está investigando a la 'inmobiliaria fantasma' que realquilo ilegalmente el piso a Florentino y Marina.