Primera semana de juicio por el asesinato de Diana Quer, en A Pobra de Caramiñal. Medio centenar de testigos han pasado por la sala de vistas de la Audiencia Provincial de Santiago, entre ellos evidentemente, el único acusado. 'El Chilce', cuya declaración ha estado una vez más plagada de mentiras. También la declaración de los padres, muy dura, especialmente la de la madre.

Pudimos acompañar a la madre en sala, no paro pese a ser reprendida por el juez hasta que consiguió que 'El Chicle' le mirara a los ojos y nos dijo que sentía pena.

Once feriantes, que también declararon, diciendo que no habían tenido ningún robo de gasoil, debilitanto la coartada de 'El Chicle'. Uno de ellos, especialmente importante. El testigo auditivo que aseguró ante la Guardia Civil y los medios de comunicación, que había escuchado, por la misma zona donde iba Diana Quer paseando mientras chateaba con su móvil con un amigo, cuando es captada por 'El Chicle'. En esos momentos ese testigo dijo que escuchó una discusión de pareja pero al llegar a la sala ha dicho que no recordaba nada.

Vivío el juicio junto a la madre, con la que hemos tenido oportunidad de vivirlo, y ha sido duro. Diana López lo ha pasado muy mal, muchísimo dolor, pero nada comparabale a esa desesperación de madre que vivió durante los 500 días en los que su hija estaba desaparecida.

Diana se enamoró aquí, de la playa. Pensó que era el lugar ideal para pasar las vacaciones con sus dos hijas pero ocurrió esta desgracia. Ella lo que quería era alejarla de los grandes peligros.

El juicio continúa, es el momento de los peritos, se va a hablar de toda la investigación que hay tras este caso.