Juan Carlos Rodríguez Ibarra, expresidente de Extremadura, ha destacado los problemas que tiene su comunidad en el transporte en tren. Ha explicado que los trenes de Extremadura "no es que no funcionen, es que se quedan sin gasolina, lo que es un sabotaje" y ha dicho que él si tuviese tuviese la responsabilidad de dirigir la comunidad "haría un decreto con el que multaría con 50 millones de euros cada vez que el tren se estropea por causas no atribuibles a la naturaleza".

Sobre las negociaciones que se están llevando a cabo en el Gobierno, asegura que por primera vez un candidato hace un discurso sobre la digitalización, para saber formar y poder intentar averiguar a que sociedad vamos a arrojar a los jóvenes, pues a este paso "van a estar preparados para el siglo XX y no para el siglo XXI, después de años formándose", comentaba.

También ha señalado los problemas territoriales de España y ha manifestado que los partidos se deberían poner de acuerdo y "elegir que tipo de país queremos".