La presidenta de Vox en Madrid, Rocío Monasterio, espera que el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, recapacite sobre su negativa a pactar con Vox. "Esperemos que deje a un lado los remilgos y asquitos hacia los votantes de Vox y cerremos un acuerdo de investidura para el Gobierno de Murcia y de Madrid", señalaba.

Se siente ninguneada por PP y Ciudadanos en el acuerdo en el que trabajan en Madrid. No entiende "que a estas alturas" solo haya se haya tomado un café de forma clandestina con Aguado. "Nos ignoran y no nos quieren. Igual tienen un acuerdo con otro partido y no lo sabemos", destaca.

Critica que la propuesta de PP y Ciudadanos en Madrid pase por crear 13 candidaturas. "Igual creen que nos sobra el dinero. No entiendo para qué hace falta ese aumento del gasto público si lo que nos hace falta son recursos para educación y sanidad", destaca.

Las alusiones de Monasterio a Malú, la que fuera pareja sentimental de Albert Rivera, han generado una gran polémica. La de Vox afirmaba en unas declaraciones que Rivera tenía que decidir dónde quería estar. "Lo quieren saber todos los españoles. Los españoles no saben donde esta Rivera o lo que quiere, no lo sabe ni Malú", afirmaba.

Asegura que estas declaraciones no fueron ningún intento de alusión personal. "Si se lo ha tomado así pues le pido perdón", zanjaba. "Simplemente reproduzco una frase de la calle, porque los políticos muchas veces no saben lo que se está diciendo. Es verdad que tengo tendencia a hablar un poco duro porque vengo del mundo de las obras y no estoy acostumbrada a este mundo más blandito de los políticos españoles. Pero si se ha sentido herido le pido disculpas", matizaba.

Monasterio añade que está acostumbrada a los ataques personales. "A nosotros nos hacen estos ataques todos los días. Tenemos miles de artículos y con temas personales. Yo aquí si vengo dispuesta a que me ataquen y sin esa piel fina, porque a la política hay que venir llorado y yo vengo a la política llorada", ataja.