Suceso

La muerte de una joven tras tomar leche confirma el peligro de las alergias alimentarias: "Tengo miedo de llevar a mi hijo a la guardería"

Una joven de 17 años ha muerto tras sufrir un shock anafiláctico después de tomar un café con sus amigos durante unas convivencias en el municipio de Campo de Criptana (Ciudad Real). Las alergias alimentarias angustian a muchos padres. Hablamos con Carmen, madre de un bebé alérgico a la leche de vaca. Tiene miedo a llevar al niño a la guardería o a fiestas infantiles.

Publicidad

El 5 de marzo la adolescente de 17 años, vecina de Manzanares, se encontraba disfrutando de una convivencia con sus amigos en el municipio de Campo de Criptana, en Ciudad Real. En uno de los ratos libres de esta convivencia y sobre las 19:00h los jóvenes se disponen a tomar café juntos y es entonces cuando se produce la tragedia. La cafetera pudo contener restos de leche y precisamente la joven era alérgica a la proteína de leche de vaca.

Al notar los primeros síntomas tras ingerir la consumición, la joven fue trasladada por los servicios de emergencia al Hospital de La Mancha Centro, de Alcázar de San Juan, donde fue ingresada con pronóstico grave. Desgraciadamente, no se pudo salvar su vida y su fallecimiento se produjo cuatro días después de su ingreso por la reacción alérgica.

Desde la parroquia de la Asunción de Nuestra Señora de Campo de Criptana han querido trasladar sus deseos a los familiares y amigos de la adolescente con un mensaje en sus redes sociales:

Nuestra querida Irene descansa ya en La Paz de Cristo!!! Agradecemos su trabajo generoso como voluntaria en el Creo y pedimos una oración por su eterno descanso y tenemos muy presentes a sus padres, hermano y demás familia. Que Dios los fortalezca en este momento tan doloroso”, refleja el comunicado.

Alergia mortal

Por su parte, Jesús Borja, Jefe de Alergología del Hospital de Ciudad Real, ha querido resaltar que "en cantidades muy pequeñas en pacientes muy sensibilizados pueden producirse reacciones muy graves". También ha querido remarcar la diferenciaentre la intolerancia a la lactosa y alergia a la proteína de la leche de vaca, dos afecciones totalmente distintas y que normalmente se confunden.

"Mi hijo estuvo a punto de morir por tomar leche"

Carmen, es madre de un bebé alérgico a la proteína de leche de vaca, cuenta como su bebé de cuatro meses estuvo a punto de morir "Él tomaba pecho y cuando un día le fui a dar un biberón de leche artificial porque me incorporaba a trabajar de manera inmediata, de manera fulminante, empieza a babear y de repente se pone prácticamente morado, no puede respirar y ya era en cuestión de segundos, cogimos el coche, sabíamos que pasaba algo grave, cogimos el coche y nos fuimos corriendo al hospital, afortunadamente vivimos a cinco minutos, y yo llegué gritando y el niño llegó prácticamente muerto en cinco minutos. De hecho no pudieron estabilizarlo, le tuvieron que dar tres dosis de adrenalina, estamos hablando de un bebé de cuatro meses y para poder estabilizarlo necesitaron tres dosis de adrenalina. Si no llegamos a tener una UCI al lado de casa, si no... En ese caso nosotros no sabíamos que era alérgico, el niño habría muerto", relata.

A día de hoy Carmen confiesa "tengo miedo de llevar a mi hijo a la guardería o a cumpleaños de otros niños porque cualquier accidente que le ocurra puede ser mortal". También cuenta que es reportera de televisión desde hace veinte años y que ese día le cambió la vida "he tenido que reorganizarme, tengo que estar con el niño pendiente, cuando vamos de viaje tenemos que ir a sitios que estén cerca de un centro hospitalario".

Preocupada también relata que no se plantea comer fuera de casa y que a la hora de hacer la compra "revisar el etiquetado de los productos es fundamental". Carmen a través de la conexión por videollamada que ha hecho con Espejo Público ha contado detalladamente cómo actuar con las inyecciones de dosis de adrenalina, el "salvavidas de su hijo" y que siempre le acompaña.

Antena 3» Programas» Espejo Público» Noticias

Publicidad