Se llamaba David, tenía 33 años y su único error fue querer divertirse en las fiestas de su barrio de Oviedo, La Florida. Unos jóvenes le pidieron un cigarro, que David les negó. Simplemente porque no fuma. Tras esto, le pegaron. Le siguieron golpeando cuando cayó al suelo. Una paliza que le ocasionó heridas tan graves que no pudo recuperarse.

La Policía ha detenido a tres jóvenes por esta agresión. Son españoles, de entre 18 y 23 años. Diego es primo de David y todavía no puede creerse lo ocurrido. Asegura que "todo fue muy rápido y no hubo albotoro. Nadie se pudo girar". Eran las 5,00 horas cuando David caminaba solo hacia su casa y se encontró con estos 3 sujetos. Recuerda que los agresores la emprendieron a golpes con él. "Mi primo para ellos fue una diversión, querían acabar con él", lamenta.

La familia de la víctima pide colaboración ciudadana para esclarecer más luz sobre el caso.