Conflicto vecinal

El infierno que vive una comunidad por una vecina: "El estado es insalubre y llevamos un año así"

Una grupo de vecinos denuncia públicamente la situación que atraviesan los habitantes de un bloque de viviendas situado en pleno centro de Madrid. El motivo sería el comportamiento incívico de una persona que reside en el edificio.

Publicidad

El periodista de Espejo Público, Javi Fuente, se ha desplazado al edificio de Madrid para ser testigo de primera mano de lo que sucede en su interior y tratar de conseguir el testimonio de algún residente.

Lo primero que describía el reportero era el hedor que percibía al poco de entrar en los pasillos del bloque. "Un pestazo absolutamente tremendo", exclamaba Javi fuentes. Los vecinos de esta comunidad que se encuentra, según el periodista, en "una de las zonas más nobles" de la capital de España, se encontrarían a diario, y desde hace tiempo, a la suciedad que generan los actos desaprensivos de una inquilina en particular.

Carlos, dueño y vecino del edificio aseguraba que la situación "es insalubre", y ya se alargaría en el tiempo alrededor de un año. Respecto a la mujer que sería responsable de abandonar todo tipo de basuras, esparcidas por los pasillos del bloque de viviendas.

Según el vecino, esta persona "no debe tener las facultades mentales bien", y repetiría los hechos "tres veces al día". En un momento dado aparecía en escena la mujer de Carlos, que desde la puerta de su casa trasladaba a Javi, que ella no sale apenas de su casa porque el olor le revuelve el estómago.

Caso en los juzgados

Las autoridades no han conseguido resolver estos problemas graves de convivencia pese a que el caso se encontraría bajo conocimiento de los juzgados desde el mes de noviembre del pasado año. Según explica el hombre, la Policía Municipal ha acudido en varias ocasiones pero al no estar autorizados a entrar en la vivienda de la mujer, no han podido llevar a cabo más actuaciones.

Situación límite y sin respuestas

Al tratar de ponerse en contacto con la vecina a la que responsabilizan del indecoroso estado de las zonas comunes del edificio, ésta responde al telefonillo, pero una vez escucha el motivo por el que tratan de comunicarse con ella, no se vuelve a saber más.

La desesperación asolaría a los convivientes que ven como esto afecta a sus vidas. Pese a la constante labor del portero del bloque de recoger la porquería, al poco tiempo esta mujer vuelve a desalojar basura del interior de su casa.

También se aprecia la impotencia por no vislumbrar una pronta solución al problema, y el hombre aseguraba que en varias ocasiones sorprendía a la mujer mientras cometía sus deliberados actos, sin ir más lejos el mismo día previo, mientras le llegaba el pedido de la compra.

¿Malos tratos?

También se escuchaban ladridos de al menos un perro, que conviviría con la mujer en su casa, y prácticamente nunca sacaría de paseo dado que parte de los desechos que abandona frente a las puertas de las viviendas de sus vecinos serían las heces del animal.

Carlos aseguraba que el perro, de la misma forma que su dueña, llevaría un año sin salir del apartamento, lo que podría constituir un delito o falta, teniendo en cuenta la reciente ley de protección y bienestar animal.

Antena 3» Programas» Espejo Público» Noticias

Publicidad

Vive en un coche después de que le hayan quemado la casa: "Me amenazaron con hacerlo si no pagaba 200 mil euros"

Vive en un coche después de que le hayan quemado la casa: "Me amenazaron con hacerlo si no pagaba 200 mil euros"

La amenazaron con quemarle la casa si les denunciaba y lo han cumplido. La hija de Virginia, de 19 años, estaba dentro pero pudo salir a tiempo y grabar la escena. Ahora vive con sus dos hijos en el coche y nadie le ayuda porque, asegura, el barrio está atemorizado. Hemos hablado con el tío de la afectada y el jefe del clan.

Tensión en el barrio de San Gotleu (Palma de Mallorca) tras una batalla campal: "Alguien tiene que poner solución"

Tensión en el barrio de San Gotleu (Palma de Mallorca) tras una batalla campal: "Alguien tiene que poner solución"

Decenas de personas corrían entre coches mientras todo un barrio, atemorizado, observaba desde sus ventanas una calle que no se atrevían a pisar. Los vecinos creen que es por culpa del vandalismo y es que llevan años soportando esta situación. Cuando llegó la policía, los recibieron con abucheos por su inacción.