Publicidad

Antena 3 » Programas » Espejo Público » Noticias

EL CRIMINÓLOGO RICARDO MAGAZ ANALIZA LAS CAUSAS DEL CRIMEN

El presunto asesino de Susqueda pudo matar a los jóvenes tras una discusión repentina

El criminólogo Ricardo Magaz ha expuesto las posibles causas que desencadenaron el crimen de Paula Mas Pruna y Marc Hernández López, de 21 y 23 años, que ahora imputan a Jordi Magentí.

Jordi Magentí era un hombre conocido entre sus vecinos de Anglés (Girona). Después de pasar 15 años en prisión no dudó en regresar al pueblo donde se produjo el hecho que le mantuvo entre rejas: el asesinato de su mujer en plena calle a la que pegó cuatro tiros.

En los bares, las camareras le servían el café con la cabeza baja y procuraban no intercambiar ninguna palabra con el asesino confeso de Pepita. A la que no le perdonó querer divorciarse y terminó por quitarle la vida. Los vecinos de Magentí le definen como un hombre que no se relacionaba mucho con los demás y de un fuerte carácter.

Este carácter quedaba patente cuando practicaba uno de sus 'hobbies': la pesca. El pantano de Susqueda en el que fueron asesinados Paula y Marc fue el escenario de muchas jornadas de pesca para Magentí. Cuentan que en las competiciones de pesca en las que participaba le molestaba respetar las normas y tenía muy mal perder cuando no era el ganador de la jornada.

El modo en que se ganaba la vida pasa a ser un misterio entre los que le conocían. El motivo de la detención de su hijo, blindado por el secreto de sumario, podría estar relacionado con la posesión de plantaciones ilegales de marihuana y una posible implicación en el crimen. Algunos apuntan a que padre e hijo compartían estas plantaciones y sus posibles beneficios.

El crimen de Susqueda tiene aún muchas incógnitas pero la principal sigue siendo el móvil que precipitó el asesinato. El criminólogo Ricardo Magaz ha apuntado los posibles motivos del crimen. En el caso de tratarse de un crimen por azar baraja que Jordi Magentí fuera sorprendido realizando algún acto ilegal y tuviera un impulso irrefrenable por ser violento con sus víctimas. "Pudo haber alguna discusión por el 'kayak', un motivo ecológico o el tema de la marihuana", destaca.

Publicidad