La madre del superviviente en el accidente de José Antonio Reyes pide que no se hagan especulaciones sobre el siniestro. En su declaración a 'Espejo Público' ha confirmado que el estado de su hijo es muy grave. "Nos han dicho que esto puede durar meses y puede durar años", lamenta.

Esta es su declaración íntegra al equipo del programa 'Espejo Público':

"Todo lo que ha pasado en el accidente está bajo secreto de sumario. En ningún momento yo he visto a mi hijo que esté despierto. A mi hijo lo metieron directamente a operarlo. Ojalá fuera verdad que mi hijo me puede hablar y que mi hijo me pueda decir, y que mi hijo me pueda contar. Porque mi hijo se ha quemado el sesenta por ciento de su cuerpo, es cierto, sí. Pero mi hijo en ningún momento, desde que ha entrado en el hospital, ha tenido los ojos abiertos ni ha podido hablar porque le han puesto respiración artificial. Y mi hijo, desde que entró en la ambulancia, mi hijo está sedado. Entonces, ni su padre ni yo hemos podido hablar con él, ni mi hijo ha contado nada.

Esto está todo bajo secreto de sumario, y no sé por qué están sacando tantas cosas y tantos bulos. Que hay tres familias que están rotas. Yo pido, por favor, un poquito de respeto... Dos personas han perdido la vida, muy jóvenes. Porque mi hijo está todavía en el hospital, y yo no he podido ver a mi hijo la cara, porque a mi hijo lo tienen tapadito completamente y entubado. Mi hijo está muy grave, mi hijo está muy grave. Nos han dicho que esto puede durar meses y puede durar hasta años. Dios quiera que no sea tanto tiempo, pero que esto va para largo. Ahora mismo estamos de duelo, porque tenemos el corazón partido por parte y parte, y lo que pido es un poquito de respeto".