El único superviviente del siniestro viaja en el asiento del copiloto del coche. Tal y como ha podido saber Nacho Abad este quedó ileso tras el impacto y se produjo las quemaduras, que presenta en un 60% de su cuerpo, al intentar rescatar a los otros ocupantes.

Reyes manejaba su Mercedes Brabus S550 por la autovía A-376 alrededor de las 11:40 de la mañana con destino al municipio de Utrera. El jugador estaba volviendo de Almendralejo, municipio español perteneciente a la provincia de Badajoz, en donde se entrenaba con el Extremadura de la Segunda División. Un trayecto de alrededor de 200 kilómetros.

Fue en el kilómetro 18 el punto en el que el automóvil se salió de la carretera por el costado derecho sin chocar con ningún otro vehículo. Tras abandonar la pista colisionó contra unos bloques de obra y recorrió unos 200 metros sin control, dando vueltas por el aire. Los múltiples impactos y la fuerza con la que se produjeron hicieron que el coche se incendiara hasta convertirse en una bola de fuego.