Recordad que en el Estrella Polar todo es posible.
El capítulo empieza en alto desde el inicio. Un misterioso grupo de hombres vestidos y cubiertos con trajes de buzo secuestran a De la Cuadra y a El Burbuja. Desde ese momento el episodio se desdobla en dos planos: los esfuerzos de la tripulación para que Salomé no se entere de lo ocurrido y la habitación acolchada donde están presos De la Cuadra y El Burbuja.

La historia de amor entre Salomé y De la Cuadra es sin duda la más entrañable de la serie. Por fin la cocinera de El Barco se ha quedado embarazada, pero todavía ignora que su marido padece un cáncer terminal que se encuentra en fase avanzada. Que De la Cuadra quiera hacerle a "su rubia" un piso de madera adosado en el Estrella Polar es una muestra más de la ternura que despierta la pareja.

Una de las novedades más inesperadas de la temporada han sido las actuaciones musicales. Salomé se erige a sí misma como coreógrafa y directora de un musical que despierte en los chicos y chicas el espíritu del compañerismo. Y aunque consiguen sacar adelante los números musicales, la actuación sólo sirve para que se evidencie la atracción que Vilma siente hacia Palomares. Y el pobre Piti se queda, una vez más, sólo. Seguro que ahora Palomares no es capaz de luchar por el amor de Vilma y se esconde nuevamente en el sacerdocio. De este modo el triángulo continuará con toda seguridad.

Las actuaciones musicales han puesto la chispa y la originalidad al capítulo. En un claro homenaje a 'Grease', los chicos de El Barco han bailado al estilo de los años setenta. Los actores de la serie han demostrado que cantar, actuar y bailar no es un problema para ellos. Vilma, Piti y Palomares han sido las estrellas absolutas del capítulo y han conseguido brillar con luz propia.

Pero no sólo hay relaciones sentimentales entre los más jóvenes del Estrella Polar. El capitán y Julia, entre los que siempre ha habido una fuerte química y atracción sexual, intiman aún más durante el rescate de De la Cuadra y El Burbuja. La relación entre ellos se hace más intensa a lo largo de diferentes escenas hasta que se dan su primer beso en la cubierta del Estrella Polar, cuando entregan la caja negra a cambio del rescate.

Al final, los dos tripulantes regresan sanos y salvos, pero tras la euforia inicial se abre paso la tristeza cuando De la Cuadra se desploma en los brazos de Salomé, que cada vez más enfermo apenas puede mantenerse en pie.

El Barco, serie producida por Globomedia para Antena 3, ha cerrado temporada con 3,1 millones de espectadores y un 17,8% de cuota de pantalla, lo que supone la primera opción en las televisiones comerciales de nuestro país para la noche de los jueves. En su segunda temporada se mantiene fuerte y continúa como una serie de referencia para el público juvenil.