NovaMás » Vida

INTELIGENCIA

Cómo saber si mi hijo tiene altas capacidades

¿Los niños con altas capacidades siempre sacan buenas notas? ¿Qué consecuencias tiene la no detección temprana? Resolvemos todas las dudas sobre esta realidad.

Niño y niña tumbados con una libreta.

Niño y niña tumbados con una libreta. iStock

Publicidad

En Estados Unidos la NAGC (National Association for Gifted Children) define a las personas con altas capacidades intelectuales como aquellas que demuestran un nivel de aptitud sobresaliente (definido como una capacidad excepcional para razonar y aprender) o competencia (desempeño documentado o rendimiento que los sitúe en el 10% superior, o por encima, respecto al grupo normativo) en uno o más dominios.

Los dominios incluyen cualquier área de actividad estructurada con su propio sistema simbólico (por ejemplo: matemáticas, música o lengua) o su propio conjunto de destrezas sensorio-motrices (por ejemplo: pintura, danza o deportes).

¿Qué significan las altas capacidades intelectuales?

En España, el concepto de las altas capacidades se basa en el modelo de Castelló y Batlle: se trata de aquellas personas que disponen de una capacidad intelectual globalmente situada por encima del percentil 75 en todos los ámbitos de la inteligencia, incluyendo distintas aptitudes intelectuales. Por ejemplo: razonamiento verbal, razonamiento lógico, memoria, creatividad y razonamiento fluido.

Diferencias entre superdotación, talento y precocidad intelectual

Las altas capacidades intelectuales engloban los conceptos de la superdotación, el talento y la precocidad intelectual. Son conceptos que es importante diferenciar.

Además, hay que saber que la inteligencia se clasifica en 8 tipos, según descubrió el psicólogo norteamericano Howard Earl Gardner en 1983.

  • Lingüístico-verbal
  • Lógica-matemática
  • Espacial
  • Musical
  • Corporal cinestésica
  • Intra-personal
  • Inter-personal
  • Naturalista

¿Qué significa ser superdotado?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que una persona es “superdotada” cuando su Cociente Intelectual es igual o superior a 130. Estos niños obtienen resultados excepcionales en todas las áreas de inteligencia.

Sin embargo, las pruebas de inteligencia no son exactas, razón por la que se tienen en cuenta más factores a la hora de establecer un diagnóstico. Se trata de una evaluación multi-dimensional (no sólo psicométrica), que tiene en cuenta otros factores tanto cuantitativos como cualitativos, como, por ejemplo: la creatividad, el estilo de aprendizaje y el desarrollo evolutivo.

Los estudios más recientes se alejan de este rígido baremo y prefieren referirse a las altas capacidades como la superior y diferente capacidad de aprendizaje, a diferencia del resto de niños de su edad.

¿Qué significa tener talento?

Se trata de las personas que destacan en uno, dos o tres de los ocho tipos de inteligencia.

Se habla de talento simple cuando las altas puntuaciones se observan en una única aptitud específica (por encima del percentil 95 en esa aptitud).

Se habla de talento complejo cuando las altas puntuaciones se observan en varias aptitudes combinadas (por encima de un percentil 80 en esas aptitudes).

En ambas situaciones, estas altas puntuaciones se producen estando dentro de la media o incluso por debajo en el resto de aptitudes.

¿Qué es la precocidad intelectual?

Define a aquellos niños que adquirieron de forma temprana algunos hitos intelectuales o psicomotrices. Por ejemplo: que empezaron a hablar antes de los dos años.

Síntomas de las altas capacidades intelectuales

Generalmente, se entiende que los niños con altas capacidades son aquellos que siempre sacan buenas notas y además se portan bien. Sin embargo, la realidad no tiene nada que ver con esto.

Incluso existen casos en los que el tutor y las familias piensan que el alumno pueda presentar discapacidad intelectual, Trastorno por déficit de atención e hiperactividad, Trastorno bipolar o Trastorno del espectro autista.

Rasgos cognitivos de los niños con altas capacidades

Atendiendo a los rasgos cognitivos, se destacan las siguientes características:

  • Observación y curiosidad: detectan detalles a su alrededor que les permite cuestionarse las cosas para obtener un nivel de entendimiento más profundo.
  • Intereses intensos: si se aficionan a algo muestran un gran interés, perseverancia y dedicación. Prefieren los juegos de carácter cognitivo, por ejemplo: puzzles o legos. No les gustan las tareas repetitivas y monótonas.
  • Buena memoria: presentan buena memoria tanto a corto como a largo plazo y de todo tipo sin necesidad de usar mnemotecnia.
  • Gran capacidad de atención: atienden muy bien a aquello que les interesa. Pero para lo demás, se distraen con facilidad porque tienen un cerebro que percibe todo, lo que los lleva a tener sobrecargas sensoriales y emocionales, así como fatiga mental.
  • Excelentes habilidades de razonamiento: presentan gran capacidad de abstracción, conceptualización y síntesis. Esto se relaciona con la capacidad de conectar ideas y hechos de forma fácil y rápida. Estas habilidades también les permite gozar de un sentido del humor muy locuaz.
  • Pensamiento fluido, elaborado y flexible: tienen un aprendizaje de la lectoescritura muy temprano y de forma autodidacta, lo que les permite tener un diálogo interior muy desarrollado y capacidades para expresarlo. Poseen un vocabulario preciso, rico y muy amplio para su edad.
  • Excelentes habilidades de solución de problemas: son creativos y rápidos a la hora de buscar soluciones.
  • Rapidez en el aprendizaje: en general, muestran grandes habilidades que les permite aprender más rápidamente.

Rasgos sociales y emocionales de los niños con altas capacidades

  • Interés por temas filosóficos y sociales: les preocupan temas relacionados con la existencia a edades muy tempranas. Por ejemplo: la muerte, la existencia de Dios, nuestro origen o la justicia social. Este tipo de elección de temas conversacionales provoca que se relacionen mucho mejor con adultos que con sus iguales.
  • Hipersensibilidad sensorial: molestias porque sienten los estímulos sensoriales con mayor intensidad que los demás. Por ejemplo: les molesta mucho la etiqueta de la ropa, los sonidos fuertes o las luces intensas.
  • Alta sensibilidad (“sobreexcitabilidades de Dabrowski”): emocional y física. De bebés son muy demandantes y tienen un alto nivel de coordinación psicomotriz. Por ejemplo: de bebés levantan la cabeza antes del mes de vida o vocalizan dos sonidos diferentes sobre el mes y medio. Presentan un exceso de emocionalidad en sus reacciones y tienen baja tolerancia a la frustración (rabietas descomunales, reacciones exageradas a películas tristes o de miedo, gran empatía).
  • Alto sentido de la justicia: Preocupación por la equidad y la justicia, motivada por una gran empatía.
  • Perfeccionismo: son muy autocríticos, autoexigentes y competitivos. Tienen gran sentido de la independencia, con un locus de control interno (sienten que sus resultados dependen principalmente de ellos mismos) y también motivación interna (se guían por sus ganas personales de hacer las cosas y no tanto por los beneficios externos).
  • Gran energía: se sobreestimulan con facilidad. Se trata de niños muy activos, con energía, a los que les cuesta cansarse y que muestran mucho entusiasmo.
  • Cuestionamiento de las órdenes de los adultos: cuestionan la autoridad y las normas si éstas no están argumentadas y tienen sentido para ellos
  • Disincronía evolutiva: no se produce una evolución paralela en todas las áreas de su desarrollo. Por ejemplo: el niño puede estar muy preocupado por temas existenciales y a la vez reaccionar con rabietas al perder en un juego.

Evaluación de las altas capacidades intelectuales

Es muy importante detectar cuanto antes las altas capacidades intelectuales en los niños porque de esta forma se podrá realizar una adaptación curricular para desarrollar al máximo su potencial. Además, la detección precoz es una forma muy potente de prevenir el fracaso escolar.

Para obtener el diagnóstico de altas capacidades intelectuales es necesario contactar con un psicólogo para que realice la evaluación psicológica completa, en la que se incluye el factor del cociente intelectual, la creatividad, la historia de vida y el estado emocional del niño como mínimo.

Se estima que hay un 2% de personas superdotadas en la población y de ese 2%, solo un 10% sabe que lo es. A partir de los 6 años se puede realizar una evaluación, pero habrá que realizar un seguimiento de la evolución hasta la adolescencia.

La detección precoz de las altas capacidades permite brindarle al niño un entorno estimulante básico para seguir desarrollándose.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

¿Qué color eliges? El test de Lüscher da de lleno para revelar tu verdadera personalidad

Publicidad