TEMPERATURA IDEAL

¿Se estropea el vino si se calienta?

Esto es lo que le pasa al vino cuando no se conserva a la temperatura óptima.

Publicidad

STORIES

Aunque existe un tipo de vino en la gastronomía alemana que se toma caliente, el Glühwein, lo habitual es que el vino se sirva frío. El vino es una bebida "viva", es decir, que sus propiedades van cambiando a medida que pasa el tiempo, también le afecta las condiciones en las que se conserva, desde la luz solar que recibe o la temperatura en la que se guarda, alterando así sus características organolépticas: color, sabor, aroma... etcétera.

¿Cómo le afecta el calor al vino?

En primer lugar, para saber exactamente cómo la temperatura alta afecta a esta bebida hay que saber qué tipo de vino es. Los vinos de mejor calidad y edad, como un reserva, soportaría mejor la temperatura alta que los vinos más jóvenes, como los de cosecha.

Cuando hablamos de vinos jóvenes o viejo depende del tiempo que estos pasan en barrica y en botella. Cuando hablamos de un vino de cosecha son aquellos que se refieren a la cosecha que ha hecho la bodega ese año, o la última cosecha que se haya realizado. Suelen ser vinos muy jóvenes.

Será un Robe o Semi-Crianza si estos pasan al menos 9 meses desde que se embotellaron. En los tintos un crianza debe llevar 24 meses de conservación, ese mismo tiempo es el que se necesita para que un blanco o un rosado sean ya Reserva. En el caso de los Tintos, para ser un Reserva deben de haber pasado al menos 48 meses. El Gran Reserva en los blancos y rosados se considera a partir de los 36 meses y en los tintos cuando se superan los 60 meses de conservación.

También influye a la hora de soportar los cambios de temperatura aquellos que tengan más concentración de fruta, ácidos y taninos.

No obstante, la temperatura ideal para los diferentes tipos de vino es entre los 7 y los 9 grados para los blancos secos, entre los 8 y los 10 grados para los rosados, entre los 9 y los 11 grados si son blancos con cuerpo. Entre los 11 y los 14 grados si son tintos ligeros, y entre los 14 y los 16 grados si son tintos con cuerpo.

Temperatura ideal para conservar el vino

Lo mejor para conservar esta bebida alcohólica es mantenerla a una temperatura de entre 13 y 18 grados, protegida y oculta de la luz solar directa y con una humedad entre el 70 y el 80%. Por ello, las bodegas reúnen las condiciones óptimas para su conservación.

Seguro que te interesa...

¿Qué engorda más la cerveza o el vino?

Novamas » Cocina

Publicidad