CUIDADO FACIAL

El secreto de una crema está en su etiqueta: ¿Qué compuestos son los más beneficiosos?

Igual que leemos etiquetas en los alimentos, deberíamos empezar a leer las etiquetas de nuestros cosméticos. ¿Por si hay algo tóxico?...No. Para saber si estamos utilizando lo que realmente necesitamos.

Cuidado facial

Cuidado facial iStock.

Publicidad

STORIES

Cada vez tenemos más ingredientes activos en la oferta de cremas tanto antiedad como hidratantes. Es difícil discernir entre qué es simple publicidad y qué es una evidencia comprobada, así que hablemos hoy de los ingredientes que sí deberíamos tener en cuenta a la hora de elegir crema. Para ello vamos a tener que mirar etiquetas.

Antes de empezar, deberíamos advertir: no hay una crema universal que nos valga para todo y a todos. Esto es por varios motivos, primero porque no todas las pieles necesitan lo mismo, segundo porque no todos los compuestos pueden mezclarse sin que interactúen entre ellos y porque algunos requieren una protección frente al sol para proteger nuestra piel mientras actúan.

Qué mirar en la etiqueta de las cremas

Te detallo lo más imprescindible que debes pedirle a una crema para que surta efecto en tu piel.

Protección solar

No hay debate, lo primero que debes pedirle a una crema (de día) es que tenga protector solar, al menos SPF de 30. El sol es uno de los principales factores no sólo para el envejecimiento, sino para algunos tipos de cáncer de piel. Sería deseable que tuviera protección frente a UVB y UVA.

Ácido hialurónico

En este caso deberíamos diferenciar dos tipos:

  • Ácido hialurónico de alto peso molecular (APM), que no se absorbe y se queda en la superficie y forma una capa que retiene el agua hasta 1.000 veces su peso. Esta propiedad es deseada para la hidratación superficial de la piel, es decir, deseable para prevenir en cremas hidratantes y de noche.
  • Ácido hialurónico de bajo peso molecular (BPM), que sí penetra en la dermis y, al captar agua desde el interior tendrá un efecto de hidratación más profunda y duradera con efecto atenuador de arrugas. Además, parece que estimula la formación de nuevo ácido hialurónico. Por su novedad, su precio es mucho más alto.

Ácido glicólico y salicílico

¡Ajá! Con los AlfaHidroxiácidos hemos topado. Así dicho parece muy largo, pero son el ácido glicólico y salicílico. Actúan como exfoliantes facilitando la eliminación de células muertas. Con esto conseguimos mejorar la regeneración de la piel. Además, el glicólico mejora la síntesis de colágeno y el salicílico mitiga las manchas.

Tienen un "pero", esta capacidad exfoliante hace que se puedan producir irritaciones y aumenta la sensibilidad de la piel al sol, así que debería estar preferiblemente en una crema de noche.

Antioxidantes

Vitaminas, ubiquinol (así igual no te suena, pero es un derivado de la Q10). Lo más habitual es la vitamina C. Actúa frente a los radicales libres, además de aclarar las manchas. También tienen su "pero": se oxida con facilidad, así que será necesario utilizar conservantes (que no hay ningún problema) y el envase debería protegerlo también.

Es muy frecuente encontrarlo en serum. ¿Cómo se usa la vitamina c en la piel? Debe aplicarse justo después de limpiar la piel, así se mejorará la absorción.

Retinol

Es un derivado de la vitamina A. Tiene una acción exfoliante similar al glicólico, además reduce las manchas y mejora la cicatrización. Por si fuera poco, fomenta la síntesis de colágeno y elastina.

El problema es que sí puede irritar la piel produciendo descamación durante las primeras semanas con lo que deberíamos comenzar utilizándolo poco a poco, en pequeña cantidad y por la noche. No más de dos o tres días a la semana hasta que comprobemos cómo reacciona nuestra piel. Si no lo toleramos bien, tenemos el resto de alternativas.

¿Por qué no funciona mi crema antiedad?

Puede ser por varios motivos.

  • La constancia: si la usamos una semana poniendo mucha cantidad y tres semanas se nos olvida, no se verán sus efectos. Esto es una carrera de fondo y se requiere una rutina diaria.
  • No es una crema adecuada para ti: antes de comprar una crema, consulta con un especialista en dermocosmética.
  • Ayuda, pero no hace milagros: no sabes cómo estaría tu piel si no la hubieras utilizado, quizá mucho peor. El tiempo pasa... y no pasa nada.
Novamas » Belleza

Publicidad