Las altas temperaturas que acompañan al verano son difíciles de aguantar, especialmente para nuestras mascotas, que se suelen ver más afectadas. Por ello, en el vídeo superior te mostramos una serie de trucos para evitar que a tu mascota le dé un golpe de calor o lo pase realmente mal.

Por lo general, la mayoría de perros y gatos están cubiertos de pelo, algo poco favorable en las épocas de más calor. Además, que la piel de los gatos apenas presente glándulas sudoríparas, y la de los perros carezca directamente de ellas, provoca que aumente la sensación de calor en estos animales.

Para expulsar el calor del cuerpo, los perros lo echan por la boca, mientras que los gatos lo hacen por las almohadillas de las patas. Sin embargo, nunca llegan a sudar como hacemos los humanos. Esto provoca que durante el verano algunos animales lo pasen verdaderamente mal.

Asimismo, nuestras mascotas pueden pasar mucho tiempo encerradas en casa, un factor que condiciona los posibles golpes de calor de los animales domésticos.

Si muchas veces necesitamos poner el aire acondicionado porque las temperaturas en nuestro hogar son desorbitadas, no hay más que imaginarse cómo debe ser eso para un animal. Controlar su hidratación es muy importante en estos casos, ya que muchas veces nuestras mascotas no se hidratan tanto como lo haríamos nosotros en su lugar.

Sin embargo, con esto no es suficiente, ya que de no estar en casa no puedes vigilar todo lo que se va a hidratar tu animal. Por ello, te recomendamos prestar atención al vídeo y conocer algunos trucos para mantener a nuestras mascotas fresquitas.

Por otro lado, si estos días estás realizando una limpieza intensiva en tu casa con el fin de desinfectarla, te recomendamos pinchar en este enlace y conocer qué productos de limpieza has de evitar si tienes mascota, ya que pueden ser altamente nocivos para ellos.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Qué hacer cuando muere tu mascota

El motivo por el que deberías dejar que tu mascota duerma contigo