La cal presente en tu inodoro no es la misma cal que se utiliza en la construcción. Esta se forma en artilugios por donde suele fluir el agua. Sin embargo, el origen está en uno de los tres tipos de dureza que existe en el agua: blanda, media y dura. Es esta última la que es más propensa a dejar estos rastros blancos de cal. El agua corriente por naturaleza posee minerales diluidos como el carbonato de calcio y magnesio. El agua dura contiene bicarbonato de calcio por lo que cuando el agua se evapora, se libera el dióxido de carbono y deja atrás el carbonato de calcio. Comienza como una nube y va creando capas superpuestas que terminan creando pequeñas piedras duras. Pasado un tiempo el agua pasará con mayor dificultad y será más difícil de eliminar.

Esa costra que se forma es el sarro. Este tampoco es el sarro que se forma en tus dientes sino algo distinto. Es un sedimento que aparece en algunos contenedores de líquidos pero, también, se forma alrededor de aparatos por los que corre agua, como es el caso de los WC entre otros. Es importante deshacerse de él ya que acumula multitud de bacterias. En el vídeo te explicamos cómo.

Aunque no son dañinos para el ser humano, sí lo son para los mecanismos donde se forman. Se puede prevenir la aparición de estos con una limpieza frecuente del retrete. Existen muchos productos y maneras de limpiar estos depósitos minerales, no obstante, en el tutorial te proponemos un par de métodos sencillos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Cómo funciona libra, la nueva moneda de Facebook

Cómo instalar WhatsApp en una tablet