Algunas frutas, en especial las manzanas y las peras, presentan unos puntos blancos en su piel. Si has pensado que podrían ser perjudiciales para tu salud o signo de que la fruta está en mal estado, te equivocas. Estos puntos son completamente normales. Te contamos qué son y por qué se originan.

Comer fruta es esencial para llevar una dieta saludable y equilibrada. De hecho, se recomienda consumir más de 400 gramos de frutas y verduras al día. Aunque no sean de tu agrado, estos alimentos suelen ser de lo más naturales y benignos para nuestra salud.

Es cierto que, en ocasiones, las frutas pueden parecer estar estropeadas o pasadas. En especial cuando el color de su piel ha cambiado del tono normal o presentan agujeros y puntitos fuera de lo común. Un ejemplo claro de ello son los plátanos, que tendemos a tirarlos cuando el color de su piel ha pasado a ser negro. Aunque esto es signo de que el plátano ha madurado y, como consecuencia, está más dulce.

También ocurre con las manzanas que, una vez peladas, adquieren un color marrón. Esto ocurre porque la manzana, al entrar en contacto con el aire, se ha oxidado. Algo que no implica que la fruta haya perdido calidad.

En el caso de los ya mencionados puntitos blancos en la superficie de algunas frutas, podemos pensar que nos pueden ocasionar malestar. Pero no es así. Te contamos qué son y por qué se originan en el vídeo superior. De esta forma, si vas a comprar, no te dará miedo coger frutas con estos síntomas. Es más, lo preferirás.

SEGURO QUE TE INTERESA:

El curioso motivo por el que las naranjas y las mandarinas se venden con una malla roja

Estas son las razones por las que tu lavavajillas lava mal