Las chanclas son para muchos lo mejor del verano, pero cuidado, pues no son el calzado más recomendable. Es cierto que no son tan perjudiciales para tu salud cómo para desterrarlas del armario, pero sí que deberías restringir su uso a momentos puntuales.

En este tutorial te mostramos cómo afecta el uso de chanclas a tu higiene postural, el estado de tus pies y tu pisada.

Aunque, como era de esperar, no todas las chanclas son iguales. Aquí tienes algunos ejemplos de chanclas que puede usar las 24 horas del día sin ningún tipo de remordimientos.

Las chanclas que no separan el dedo gordo del pie del resto pueden resultar más cómodas al no generar tantas molestias tras un uso prolongado. Además, si los pies no son tu punto fuerte, este tipo de calzado suele ser más recogido.

Los zuecos de verano, a su vez, son la opción más saludable y cómoda que podemos encontrar en verano. Se adaptan a la forma del pie y contribuyen a cuidar la higiene postural. No es casualidad que sea el calzado por excelencia de enfermeros y doctores.

Las chanclas sujetas al pie ya no son una cosa de niños. Este verano se han convertido en tendencia e, igual que ocurre con las deportivas, se trata de una moda más que saludable.

Estas opciones, a parte de resultar más propicias parea el cuidado de los pies también son mucho más cómodas, por lo que optar por sustituir las changlas convencionales esta temporada serán todo ventajas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Remedios caseros efectivos para 'encoger' zapatos que te quedan grandes

El truco para ensanchar zapatos de piel apretados