Uno de los productos estrella a la hora de limpiar y desinfectar la casa es la lejía. Este limpiador y es de los más efectivos a la hora de quitar la suciedad. Para utilizarla es necesario mezclar un poco de lejía con agua pero, ¿mezclas este producto con agua fría o caliente? Te contamos por qué tienes que usar solo agua fría para diluir la lejía.

Cuando toca limpiar tu casa es importante escoger los productos adecuados para cada superficie zona o electrodoméstico. De esta forma, los objetos no se estropearán tanto y permanecerán como nuevos más tiempo. La lejía es un producto comodín que puede ser utilizado para limpiar y desinfectar muchas superficies y objetos cotidianos.

Por ejemplo, se puede limpiar el baño con este producto, ya que es un buen desinfectante. Además, puedes usar la lejía para limpiar manchas difíciles de las mamparas, las cortinas o el plato de ducha o bañera. Otra zona de la casa en la que puedes utilizar este limpiador es la cocina. Si tu encimera permite su uso, será un buen desinfectante, lo mismo que ocurre con la pila. La lejía eliminará toda clase de gérmenes y bacterias que se puedan haber acumulado en estas superficies.

Además de superficies y otros objetos, la lejía también puede ser utilizada para lavar cierto tipo de ropa. Por ejemplo, este producto funciona muy bien para blanquear la ropa blanca si es que con el uso ha adquirido un tono amarillento. Sin embargo, si utilizas la lejía sobre otros colores se quedarán manchas blancas porque la prenda perderá el color en ese punto. Si tienes imaginación, puedes utilizar la lejía para personalizar tu ropa y hacer tie-dye.

Uses la lejía para el fin que la uses, ten en cuenta que es un producto altamente tóxico, por lo que no olvides ponerte guantes cuando vayas a manipularla. Además, tendrás que mezclarla con agua para diluir un poco su efecto. En el vídeo superior te contamos a qué temperatura tiene que estar el agua para mezclarla con este producto desinfectante.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Cómo desinfectar las mascarillas para reutilizarlas

Cómo desinfectar el dinero para no contraer el COVID-19