Cuando el pan se pone duro es bastante común decidir tirarlo en su totalidad, sin darle ningún tipo de uso. En este tutorial te contamos un truco que puedes utilizar para devolverle su textura original y que quede perfecto, casi como si fuera pan recién hecho.

Con este truco puedes conseguir comprar varias barras de pan en un mismo día para, así, poder mantenerte con pan en casa durante gran parte de la semana y no tener que desplazarte a la panadería de forma diaria para obtener una nueva barra de pan que, en algunas ocasiones, no llegas a gastar del todo. El truco que se explica en el vídeo es bastante práctico y fácil de realizar, salvando por completo el pan que pensabas que ya no ibas a poder usar más porque se había puesto duro.

Sin embargo, el pan tiene muchas más posibilidades y recetas que se pueden llevar a cabo cuando está duro. Hay decenas de postres que se pueden realizar (como las torrijas) y también comidas de lo más sabrosas (como las migas con pan).

El truco explicado en el vídeo sirve para cualquier tipo de barra de pan. Es decir, la variedad de harinas que hay actualmente en el mercado son muy variadas y estas forman panes totalmente dispares entre sí, con distintos sabores y características. No obstante, todos comparten la característica de que pueden endurecerse con el paso del tiempo si no se consume. Es por esto que el truco explicado en el tutorial puede ser usado en cualquier tipo de barra de pan, sin distinciones.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Trucos para que el pan te dure más tiempoTrucos para que el pan te dure más tiempo

Pan de pita de Nutella y mantequilla de cacahuete: delicioso y fácil de hacer