La patata es un tubérculo muy presente en nuestra dieta mediterránea por lo que es raro que no esté presente en nuestros hogares. Sin embargo y aunque son bastante duraderas a veces acaban olvidadas en un cajón y no es de extrañar que cuando vayamos a comer algunas estás tenga unas antiestéticas raíces ¿Quieres evitar que aparezcan? Sigue los consejos que te damos en el vídeo.

Aunque la patata es un alimento prácticamente presente en la cocina mundial debido a la gran cantidad de variedades que existen. Suele tener ‘mala fama’ debido a que se suele etiquetar como uno de los alimentos que más engordan, sin embargo, esto no es del todo cierto, ya que depende mucho la forma en que se cocina.

Si la patata se fríe absorbe mucha cantidad de grasa del aceite y se convierte en un alimento que nos hace ganar peso con facilidad, por otro lado si la pata se hierve, este se convierte en un alimento con un gran aporte nutricional, de hecho el 78% de la patata es agua, pero es baja en sodio e incluye vitaminas como la vitamina C, la riboflavina, la tiamina o la niacina. Además, si decides consumirlas con piel añadirás un gran aporte de fibra a tu dieta.

Sin embargo, si consumes pocas patatas y estas acaban pudriéndose con el tiempo o muchas de ellas acaban germinando quizá nos las estás conservando correctamente. Descubre en el vídeo cómo puedes evitar que la patata tenga raíces y se conserve mejor.

SEGURO QUE TE INTERESA:

El truco definitivo para pelar las patatas rápidamente

¡No frías las patatas! Hazlas al horno

Así de fácil es hacer patatas fritas al microondas