Novalife » Sexualidad

SEXUALIDAD

¿Sequedad vaginal? Mira estos tres lubricantes caseros

Muchas mujeres notan falta de lubricación en la zona íntima, en ocasiones de forma permanente y otras solo puntualmente.

Aloe vera

iStock Aloe vera

Publicidad

Aunque la sequedad vaginal se asocia a la menopausia, no es un problema exclusivo de esta etapa, y son muchas las mujeres que se quejan de irritación, picor, quemazón y molestias en las relaciones sexuales con penetración, que en ocasiones resultan inviables. Según un estudio publicado en el Journal of Sexual Medicine, elaborado por la Universidad de Indiana, las mujeres que utilizan lubricantes sexuales de forma habitual en sus relaciones alcanzan mayores niveles de satisfacción y placer y menos síntomas sexuales que aquellas que no los usan. La investigación señala, además, que las mujeres prefieren en su mayoría lubricantes con base de agua, más ligeros, que los que están elaborados con silicona.

Otro producto muy empleado como lubricante sexual es la vaselina, totalmente desaconsejada por los expertos, puesto que incrementa el riesgo de padecer vaginosis bacteriana, según un estudio publicado en la revista [[LINK:EXTERNO|||https://insights.ovid.com/pubmed?pmid=23635677|||Obstetrics & Gynecology]]. Por otro lado, la vaselina también debilita la estructura de los preservativos de látex, de manera que su uso podría, además, afectar a la seguridad del coito.

Lo primero que debemos hacer si tenemos un problema de sequedad vaginal persistente, más allá de algún episodio puntual, es consultar al ginecólogo para descubrir la causa y tratar de buscar una solución. Si decidimos utilizar lubricantes, es importante que nos los prescriba un facultativo y tengan todas las garantías sanitarias, pues la zona vaginal es muy sensible y cualquier cambio en el PH nos puede afectar. No obstante, existen algunas soluciones caseras last minute si nos hemos quedado sin nuestro lubricante habitual que nos pueden ayudar a salir del paso, aunque, insistimos, no deben usarse de forma habitual. Su uso recurrente podría tener consecuencias sobre el equilibrio vaginal e incluso provocar reacciones alérgicas, de manera que lo mejor es no solo buscar la causa de la sequedad vaginal, sino tratar de descubrir si existe un problema de excitación con nuestra pareja sexual. En este caso, lo mejor es tratar de ponerle remedio, si es necesario con ayuda profesional.

Manzanilla | iStock

Aloe vera

El aloe vera puro es un producto que deberíamos tener siempre en casa, puesto que gracias a sus efectos calmantes y cicatrizantes va bien para numerosas afecciones de la piel. Podemos utilizarlo también como lubricante vaginal en un momento dado, pues no solo mejorará la penetración sino que también calmará y aliviará la zona. Algunas mujeres lo combinan con aceite de árbol de té, pero cuidado con él: según un estudio de la Universidad de Navarra, este puede provocar dermatitis atópica si se usa de forma recurrente. Esto se debe “al aumento de popularidad de las terapias alternativas”, según la investigación, que alerta sobre el riesgo de que buena parte de la población considere que los aceites esenciales, al ser naturales, están exentos de efectos secundarios. No olvides, además, que los condones de látex pueden debilitarse en contacto con estos productos.

Infusión de manzanilla

En este caso no es un lubricante, pero sí un remedio casero que puede ayudarnos a mejorar las molestias en la zona. Solo tienes que prepararla en infusión y aplicarla sobre la zona genital: notarás un alivio inmediato. También pueden funcionar las infusiones de caléndula, una planta con reconocidos efectos sobre los eczemas, la irritación, las pequeñas heridas y otras afecciones de la piel.

Del anís a la lavanda

Otras plantas que nos pueden ayudar a mejorar los síntomas de la sequedad vaginal leve son el anís y la lavanda, que podemos incorporar a la dieta, así como la vitamina C y el perejil. Ante una sequedad persistente, lo mejor es consultar al ginecólogo para estudiar la posibilidad de iniciar una terapia con fitoestróegenos o eliminar los anticonceptivos hormonales, que a menudo pueden causar molestias vaginales y desencadenar candidiasis periódicas en algunas mujeres.

Publicidad