El sexo es una faceta más

El sexo es una faceta más

¿Piensas que follar está sobrevalorado? No estás sola

Tú que lo has dado todo. Tú que eras la que más ligaba de tu grupo de amigas y acumulabas conquistas haciendo muescas en una pistola imaginaria y soplando al viento cual protagonista de western. Tú, que te encamaste con lo mejorcito de cada casa y con los tíos más guapos de la discoteca, generando envidias entre todo tipo de mujeres. Sí, esa misma es la que ahora dice que follar está sobrevalorado.

Pareja en la cama
Pareja en la cama | iStock

Porque oye, no es que digas no al sexo, aunque los asexuales se merece todo tu respeto, pero chica, has aprendido a disfrutar de muchas otras cosas y te has dado cuenta, tras muchos años de experiencias en la cama (algunas dignas de ser enterradas en el fondo de un baúl), que está muy bien el sexo con otro, pero vaya, hay exageración, ¿no?

- “Si no follas eres poco menos que un fracasado/a”. Bueno, esto se oye muy a menudo. Sí, tener relaciones sexuales gratificantes para los dos (o para los cinco), está muy bien, pero chica, ¿tú crees que todos esos que van presumiendo de coitar a destajo follan tanto como dicen y lo disfrutan siempre como dan a entender? No, ni de coña te fíes de lo que dicen las encuestas.

- “Follar está bien pero llegar a tu casa y ponerte el pijama de ratoncitos, sin preocuparte de tu apariencia física, está mejor”. No digamos ya si esto sucede en día laborable, máxime cuando se va acercando el final de la semana y estás arrastrándote que no puedes más.

- “El sexo es solo una faceta más de tu vida”. Verdad, verdadera. El sexo está muy bien pero también está muy bien las risas con las amigas, bailar una noche hasta que no sientas los pies, practicar el deporte que te gusta o enfrascarte en esa novela que te está quitando el sueño de lo buena que es. Queremos decir: vivimos en una sociedad hipersexualizada donde parece que si no follas, no eres. Y esto no es así: si, ante la posibilidad de tener que hacer equilibrios dignos del Circo del Sol y meter tripa como si no respirases porque te vas a acostar con un tipo de Tinder esta noche, y la de pasarte la noche tomando unos copazos con tus amigas de toda la vida, te tienta más la segunda, no temas. No eres rara. Estas cosas pasan y están bien.

Sexo | iStock

- “Correrse es maravilloso pero tener como meta siempre el orgasmo puede ser agotador”. Y contraproducente. Sí, porque tú además te has imaginado un súper polvo con ese tipo, que además se vanagloria de ser un empotrador en la cama y resulta que es más soporífero que un libro de Fernández Mallo. Tanto, que mientras le tenías encima te has puesto a pensar en los tuppers que debes dejar preparados para el resto de la semana…

En definitiva, que tenemos épocas en nuestras vidas en las que nos apetece más tener sexo y otras en las que éste pasa a ser totalmente secundario y por diversas razones: porque estás a otras cosas, porque otros temas te llenan más, o porque, simplemente, no te apetece. Si estás en una de esas fases, no te sientas mal ni te sientas culpable: lo importante es que tú seas feliz, sea del modo que sea.

NovaLife | Madrid
| 15/02/2019

Los mas vistos

Hogarmania

Decoración con madera reflotada o driftwood

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.