¿Sabías que los lunes de agosto por la noche son los mejores días para conseguir un ligue? Eso es lo que dicen los estudios. Será el calor, el sol, la ropa ligera o las escenas frente al mar, a cada una nos gusta una cosa pero todas tenemos el mismo objetivo: no dejar pasar este verano sin un ligue nuevo.

Antes de ponernos manos a la obra para que apuntes los mejores trucos para atraer la atención de alguien, te vamos a hacer un spoiler. Puede que tras su aplicación acabes en días de lujuria y locura. Una vez asumidas las consecuencias puedes empezar por bajar las expectativas. Seguramente allí a donde te vayas de vacaciones no habrá un turco musculoso con moñete arreglado pero informal o una especie de Ruby Rose esperándote, o sí, en ese caso siéntete afortunada y déjate llevar por la pasión. Si eres de las que sus vacaciones se basan en verbenas de pueblo, un viaje modesto o un leve retiro a un destino de playa entonces sí que debes apuntar y poner la mente en modo ligoteo on.

Para modernas

Ser una hater mola. No es que solo lo digamos nosotras es que hay aplicaciones como Hater con la que puedes sacar mucho rendimiento a esa manía tan tuya de criticar. Funciona más o menos como las apps más conocidas, pero ésta basa su algoritmo en lo que más odias. Sí, te juntará con otra persona que odia las mismas cosas que tú. ¿Te imaginas criticar al son del amor?

Si eres fan de este tipo de plataformas pero quieres ser tú la que elija, decántate por Bumble, una app en la que las chicas son las que tienen que dar el primer paso. La filosofía es que se creen relaciones igualitarias y respetuosas, es decir babosos cero. Si tú no quieres entablar una conversación con alguien no podrán hablarte.

Foodies ya no vais a tener que aguantar ni una cita más en una cadena de comida rápida o en el bar cutre de la esquina. Tan sólo tenéis que enredar un poco por Internet y veréis que hay organizadoras de citas que usan tus gustos culinarios para proporcionarte el mejor o la mejor compañera. Se llaman gastrodatings y en ellas la comida será el link entre tú y la otra persona.

Ligar | iStock

La forma de ligar está cambiando mucho y el móvil es una herramienta más para conseguir que ese ligue sea algo más real. No olvidéis que, aunque esto parezca frío y tu nuevo ligue esté en la otra punta del país, siempre puedes dejar claro cuál es tu posición geográfica para que no te lleves un chasco y te muestre solo a las personas cercanas y así, sin pensártelo dos veces, después del match pases a compartir unas cervezas.

Para las verbeneras

Si eres una clásica y prefieres el cara a cara, compartir baile o conquistar de una manera más tradicional, ponte a prueba usando todas tus armas en los escenarios más inesperados.

Entre la mayonesa, paquito el chocolatero y demás súper ventas ahí estás tú ojo avizor para cazar a tu próxima presa. Aprovecha las verbenas de verano en el pueblo, si es en otro que no sea el tuyo mejor, para dejarte llevar por el ritmo y pasar unos días como cuando eras adolescente. ¿Recuerdas esos amores de pueblo que duraban el verano y con lo que recorrías todos los lugares ocultos y alejados? Haz memoria y vuelve a ponerlo en práctica. Hazlo en el pueblo de tu amiga ya que al ser la forastera te vas a convertir automáticamente en el foco de todas las miradas. Saca conversación a la persona que te ha interesado preguntándole por cosas de la zona o por alguna tradición, ¡eso siempre funciona!.

Aprovecha los vuelos o los viajes en autobús o tren a tu destino de vacaciones. Si has sido la gran afortunada de sentarse al lado del buenorro o la buenorra de todo el avión (o en lo que vayas) no puedes perder la oportunidad. Sácale conversación hablando de algo divertido. Nunca hables del tiempo pero tampoco le cuentes tu vida. Obsérvale, si va leyendo puedes decir algo sobre literatura, preguntarle por el libro que lee o la autora. Si ves que te contesta con interjecciones o monosílabos es una mala señal. Si a la segunda vez ocurre lo mismo está claro que no le interesas, así que déjalo pasar.

Los medios de transporte en otra ciudad también sirven para hacer “amigos”. Preguntar por una dirección, aprovechar que estás despistada o perdida te puede ayudar a tener una aventura diferente en una ciudad que está lista para que la explores. ¡Deja el maps y pregunta a la gente por la calle!. Eso sí, pon un poco de atención antes de parar a alguien, comprueba si te da buena impresión, ves que te gusta y al preguntar sientes unas mariposillas por el cuerpo. Saca el sexto sentido antes de lanzarte.

Como no podía ser de otra manera las bodas y los festivales también son un lugar perfecto para ligar. Parece que no tienen nada que ver pero sí. ¿Qué tienen en común una boda y un festival? Música, bebidas, diversión y ganas de desmadrarse. No estamos diciendo que te pegues a la barra libre o tires de pulsera de festival para arrasar con todo, pero en esas colas casi interminables para pedir mientras suena música de fondo puedes sacar algún momento memorable. Si te ha hecho tilín mientras esperabais, invítale a meterse entre la gente contigo y a bailar. No hay mejor afrodisíaco que compartir gustos, mover el cuerpo y dejarse llevar.