Novalife » Sexualidad

Déjate mimar

Estas son las mejores posturas sexuales para practicar durante el embarazo

Ponte cómoda, relájate, y deja que tu pareja haga todo el trabajo.

Pareja

iStock Pareja

Publicidad

Durante el embarazo no siempre se nos quitan las ganas de sexo. Mientras tu médico te dé el visto bueno y te sientas lista para un poco de movimiento, hay formas de perderle el miedo a intentarlo. Sobre todo, no te agobies. Tú y tu cuerpo estáis pasando por un montón de cosas, así que permítete el lujo de dejarte hacer.

1. Toc toc, ¿hay alguien?

El sexo oral, con la introducción lenta de los dedos, es una excelente manera de calentar y reintroducirse en el juego sexual. Recordarle a tu vagina lo bien que puede sentirse cuando se la acaricia suavemente, hará que los delicados tejidos vaginales estén listos para ensancharse y alargarse y acomodar cosas más grandes como, en fin, un bebé. Y, francamente, el sexo oral con la introducción lenta de los dedos es siempre un buen plan.

2. La escuadra y el cartabón

El embarazo te enseña todo tipo de frases nuevas e impronunciables como "prolapso de órganos de la pelvis". Quítate toda esa mierda de la cabeza por un momento y comienza con una penetración muy suave. La clave es encontrar un ángulo descendente que ayude a aliviar cualquier síntoma que puedas sentir en la vejiga o cualquier tipo de presión debida, precisamente, al prolapso de los órganos pélvicos. Esta posición, además, te regalará orgasmos extraordinarios porque los músculos del suelo pélvico están completamente relajados.

3. Los coches de choque

Si te duele durante la penetración profunda debes intentar posiciones en las que seas tú la que esté encima y puedas controlar la velocidad y la intensidad. También puedes probar con algo que actúe como un ‘parachoques’ y acorte la longitud del pene para disminuir la profundidad de la penetración sin que el sexo deje de ser placentero.

Embarazo
Embarazo | iStock

4. Perritos calientes

Túmbate del revés en el sofá, con una buena montaña de almohadas formando una pequeña rampa que te permita colocar el culete pegado al brazo o el respaldo del sofá. Tu compañero, de pie, puede penetrar agarrándote de las piernas para cruzarlas y descruzarlas en un movimiento de tijera mientras empuja al ritmo que tú le marques.

5. El peluche

Si sientes tu vagina como una zona de acceso restringido pero te pueden las ganas de un ratito íntimo, comienza con un trabajo manual suave y lento. Haz una montaña de almohadas y apóyate sobre ella levantando el trasero, como un perrito de peluche. Pídele a tu compañero que lubrique su mano y realice círculos lentos alrededor de tu clítoris con un dedo o dos. Cuando tengas ganas de ir más allá, puede deslizar un dedo exploratorio hacia dentro, o tal vez el pene, muy despacio.

6. El roquero

Llevando un bebé dentro durante tantos meses, necesitas que te cuiden un poco. La postura de la cucharita, poniéndote en posición fetal, te permitirá relajarte y dejarte hacer. Esta posición vitará el contacto abdominal y podrás disfrutar sin problemas de una penetración más cómoda y superficial. Además, tu pareja puede arrimarse un poco para disfrutar de tus generosos senos

7. El abrelatas

Tumbada boca arriba, con una pierna recta hacia abajo y la otra doblada y metida debajo del brazo de tu compañero, como si fueras un abrelatas humano. Él ha de ponerse de rodillas para entrar, agarrándose a tu pierna. De esta manera ejercerá una presión más ligera sobre ti, además de hacer todo el trabajo. Tú, simplemente, recuéstate y disfruta. Si quieres, te será fácil agacharte y tocarte tú también.

Publicidad