Novalife » Sexualidad

SEXUALIDAD

Cómo ser un buen amante (y prolongar los orgasmos de tu pareja)

El sexo puede ser algo maravilloso pero para ello debemos conocer a fondo nuestro cuerpo y aprender a manejar su cuadro de mandos. Aquí tienes el libro de instrucciones.

Publicidad

El sexo puede ser algo maravilloso pero para ello debemos conocer a fondo nuestro cuerpo y aprender a manejar su cuadro de mandos. Aquí tienes el libro de instrucciones.

Llegar al éxtasis sexual, sola o en compañía no es siempre una tarea fácil. Que ocurra o no depende de muchos factores. Influye, por supuesto, la habilidad y la generosidad de tu pareja, pero también tiene mucho que ver con uno mismo. “Para ser un buen amante la mejor clave es sentirse segura y responsable del propio placer, ser ‘egoísta’ en el buen sentido de la palabra: no puedes dar al otro lo que no eres capaz de darte a ti misma”, explica la psicóloga experta en sexología y terapia de pareja, Silvia Sanz.

“Mostrarse decidida y segura, sin prejuicios y con la mente abierta. Comunicando sin pudor qué te gusta y lo que deseas en materia sexual. Que dejes ver tu cuerpo. No siempre los cuerpos perfectos son los que más sexys resultan. La seguridad en ti misma es un atributo de atracción que no necesitas ejercitar en el gimnasio. Dejarse llevar y expresar el placer que sientes es un añadido para deleitar el oído de tu compañera. El sexo es una forma de compartir amor, de intimar”, dice.

En conclusión, debes mostrarte desinhibida y audaz sexualmente. Conseguir que la otra persona esté cómoda, sin sentirse juzgada ni comparada con otras parejas sexuales. Si no sabes por dónde empezar, aquí tienes unos consejos para disfrutar sin tabúes e intensificar al máximo este magnífico regalo de la naturaleza.

1. Conócete. La regla básica para conseguir buenos orgasmos es conocerse bien a una misma. Saber cómo funciona nuestro particular aparato y cuál es la mejor manera de satisfacernos. Se trata de algo personal, no hay consejos a seguir, salvo experimentar mucho y sin tabúes. “El lema ‘Conocerte te da placer’ es el camino para descubrir zonas más allá del punto G, como son el punto U, P, A, L, F… y algunas letras del abecedario que pueden potenciar nuestro éxtasis y que aún hoy son grandes desconocidas para muchas personas”, asegura Silvia Sanz.

2. Fortalece el suelo pélvico. Los ejercicios de Kegel son un clásico entre las mujeres que quieren tener estupendos orgasmos. “Lo ideal es hacer estos entrenamientos a diario, o incluso varias veces al día”, recomiendan desde la Unidad del Suelo Pélvico de la Clínica del Dr. Rozalén.

3. Retrasa el placer. Mientras más se alargue la excitación sexual mayor será el posterior estallido de placer. Se consigue, por ejemplo, si cuando una ya está muy cerca del orgasmo, baja el ritmo y vuelve a empezar. “Usa tus manos, tus labios, toda tu capacidad de seducción y tu ingenio”, dice la sexóloga. “Algunas de las técnicas para retrasar el momento del clímax y, por lo tanto, prolongar el placer son el edging o fortalecer el músculo pubicoccigeo”.

4. Comunícate. Son muchos los expertos que aseguran que los hombres agradecen que una voz entendida les guíe en el camino hacia el clímax. Sin duda, el mejor método para que los orgasmos sean espectaculares es ‘pedir’.

5. Concéntrate. Más del 70% de las mujeres aseguran que el estrés aminora su excitación lo que reduce las posibilidades de llegar al orgasmo y la calidad del mismo. Así que, no te lleves los problemas a la cama. “Una de las claves para intensificar los orgasmos radica en algo tan sencillo como la capacidad de concentración. El sexo está en nuestra mente y si queremos potenciarlo, antes hay que averiguar cuáles son las teclas para lograrlo”, adelanta Silvia Sanz.

6. ¡Despierta! Estar cansada, dormida, o bebida, imposibilita o empeora enormemente nuestra capacidad de sentir. Reserva momentos de frescor y lucidez cuando se trate de buscar un buen orgasmo.

7. Sigue una buena dieta. Para disfrutar de mejores orgasmos, la alimentación ha de ser sana, equilibrada y suficiente. El tabaco, las drogas o una alimentación excesiva o insuficiente pueden arruinarte el clímax.

8. Fantasea. “Jugar en los encuentros con los preliminares, los besos y caricias antes de la penetración. De vez en cuando un ‘aquí te pillo’ no desagrada, pero conviene dosificar el sexo impulsivo sin juego previo”, recomienda la psicóloga. ¿Quién no se ha imaginado alguna vez cómo y con quién sería su fantasía sexual ideal? Dejar volar la imaginación es otro punto a favor para estar más activa sexualmente y, por ende, mejorar la calidad de los orgasmos.

9. Cuida la salud. Las infecciones sexuales también merman la capacidad de deseo sexual haciendo así más dificultosa la tarea de llegar al orgasmo. Por no hablar del olor. “La higiene es fundamental. Es una carta de presentación estupenda. Indica respeto hacia el otro y sus sentidos. Y el respeto es un valor muy preciado, casi tanto como el propio efecto de las feromonas”.

10. Interésate por el placer del otro. Muestra interés también por las preferencias y gustos de tu compañero de cama. Silvia Sanz destaca que preguntar qué le gusta y cómo, te hará ganar puntos en su escala. “Prestar atención a sus reacciones mientras recorres su cuerpo y descubrirás sus zonas más erógenas. Tienes toda una piel y todo un cuerpo que explorar, además de los genitales. Estos son importantes, pero no hay que olvidar el resto”. Y recuerda que, “alcanzar el orgasmo es algo deseado, pero no el único objetivo de la relación sexual. Disfrutar de todo el encuentro es también muy placentero”.

Publicidad