Novalife » Recetas

A no ser que lo uses bien, pero difícil lo tienes...

Siete comidas que te cargas al recalentarlas en el microondas

Hoy analizamos esos momentos en los que sometemos al microondas a pruebas tremebundas con croquetas, pizza o pulpo ya cocido. La solución más efectiva es no recalentar según que cosas.

La has líado, PERO BIEN.

Wikipedia La has líado, PERO BIEN.

Publicidad

El hombre es un animal que tropieza no dos, sino más de 50.000 veces con la misma piedra. Es más, puede llegarse a hacer coleguita de la piedra. Nos pasa con las croquetas. Llegamos a casa tras una noche de juerga y calentamos las que nos han sobrado de la cena en el microondas. Las sacamos. Nos abrasamos la lengua con una cosa blandurria que no parece en nada a la croqueta crujiente que habíamos disfrutado horas antes…

Es cierto que hay determinadas comidas que no parecen haber sido creadas para ser recalentadas en el microondas. A continuación, os decimos cuáles son y qué alternativas hay:

Croquetas. Empezamos por ellas, ya que las hemos puesto como ejemplo. No solo las croquetas, sino las empanadillas o los nuggets de pollo se vuelven rebozados babosetes al ser recalentados.

Solución: Muy difícil, prueba con mucha potencia y tiempos muy cortos. Y reza a tu Dios.

Espinacas. Su alto contenido en nitratos puede volverse tóxico –transformándose en nitritos- por efecto del calor del microondas, así que piénsalo bien antes de darle caña a ese salteado con este vegetal.

Solución: Mejor comerlas a temperatura ambiente.

Pulpo cocido: Un clásico del recalentamiento problemático. Aunque queramos resucitar ese plato de pulpo a la gallega, solo conseguiremos darle una textura gomosa si lo hacemos en el microondas.

Solución: A potencia muy baja y bien tapadito, quizá lo salvemos.

Pescado: Para poder apreciar un pescado como el bonito o el atún es conveniente no cocinarlo demasiado. El microondas puede provocar que se cueza, con lo que se resecará.

Solución: Tápalo siempre, por el olor, y calienta a baja potencia.

Champiñones: Cuidadín, porque gran parte de su composición es agua y si los metes en el microondas a capón pueden, ¡bum! explotar y dejarte el interior del cacharro perdido.

Solución: Piensa en si de verdad te merece la pena calentarlos y, si lo vas a hacer, ponlos durante un tiempo corto.

Pan: Desastre asegurado en cuanto a textura. Un pan delicioso puede convertirse, de golpe y porrazo, en un engendro sudoroso. Meter el pan en el micro es una ruleta rusa.

Solución: Envuélvelo en papel absorbente y reza porque mantenga su dignidad. Si no de pereza, caliéntalo en el horno (sí, en eso, que tienes debajo de la cocina).

Tocino: Otro candidato a explosiones en el interior de tu microondas. Si la última vez que sometiste un plato de cocido a un pim-pam rápido, quedó todo como si hubiera habido una fiesta de Magaluf, ya sabes qué ha ocurrido.

Solución: Siempre que vaya en guiso, caliéntalo a fuego suavecito, en olla, para que no se agarre.

Publicidad