Novalife » Recetas

Nuevas y excitantes aventuras gastronómicas

Restaurantes de hoteles buenos, bonitos y NO TAN CAROS: entra, que no muerden

La asignatura pendiente de los restaurantes de hoteles queda aprobada este septiembre. Estrenamos el curso con una selección de comedores que invitan a traspasar el hall y entrar.

Colorín ochentero y comida rica en Las chicas, los chicos y los maniquís.

Axel Madrid Colorín ochentero y comida rica en Las chicas, los chicos y los maniquís.

Publicidad

Ah, los restaurantes de hoteles... Siempre con ese halo de exclusividad, que nos tira para atrás y que es, definitivamente, falso. El nuevo curso trae consigo algunas aperturas de lo más excitantes y que, además, rompen con el mito del restaurante caro y solo para los alojados. Algunos de los sitios más de moda están, por fin, en hoteles. Y nos congratulamos de ello.

El ambiente ochentero de Las chicas, los chicos y los maniquís. | Las chicas, los chicos y los maniquís

Las chicas, los chicos y los maniquís (Axel Hotel Madrid). Sin duda, uno de los restaurantes más de moda en Madrid. Ese del que todo el mundo habla y que homenajea a la movida madrileña y a la canción de Radio Futura. Es la primera incursión de Grup Iglesias (Tickets, Hoja Santa...) en la capital y ha llegado para quedarse. Su fórmula no tiene fallo: revisiones de platos y platillos clásicos con un toque irreverente heredado de la movida madrileña. Ejemplos: las patatas Massiel, unas bravas con espuma de alioli por 7 euros o el Nacho Pop, guacamole con gambas, salsa criolla y un toque crujiente, también por 7 euros.

La espectacular terraza del restaurante Aduana. | Meliá hoteles

Aduana (Hotel Gran Meliá Fénix Madrid). En plena Plaza de Colón, nace un restaurante de hotel pintón a más no poder. El chef Miguel martín propone una cocina mediterránea con toques exóticos y frescos desde la séptima planta del remodelado hotel, con un comedor exclusivo para 22 personas y una terraza con vistas a la Biblioteca Nacional y el paseo de Recoletos. En su carta, que hace guiños tanto a la tradición europea como a las influencias del otro lado del Océano, ostras al natural desde 6 euros o gravlax de salmón con sus huevas y anisados por 18 euros.

El Txoko de Martin Berasategui en Tenerife. | Hotel Abama

Txoko (Hotel Abama, Tenerife). En el miso hotel que alberga un restaurante con dos estrellas Michelin avalado por la dirección gastronómica de Martin Bersategui, se esconde esta joya con el mismo sello del chef vasco y un concepto apto para todos los bolsillos. Ensaladilla rusa por 11 euros o patatas bravas por 12 en la selección de tapas clásicas, que son la antesala de otros platos más contundentes como las carrilleras de vino tinto, que pueden degustarse por 22 euros con el sello inequívoco del chef donostiarra.

El nuevo restaurante Impar. | Hotel Sofía

Impar (Hotel Sofía, Barcelona). El nuevo restaurante del hotel Sofía de Barcelona propone una cocina mediterránea con guiños a Oriente y Occidente. Sabores singulares, ingredientes sorprendentes y mucha técnica en una carta que mira a distintos rincones del mundo. Desde un guacamole con crujiente de maíz por 9 euros a una coca de verduras asadas por 13,95, la propuesta gastronómica se mantiene atenta a sabores de todas partes.

Delicias en The Greenhouse. | Hotel Pulitzer.

The Greenhouse (Hotel Pulitzer, Barcelona). La propuesta gastronómica de The Greenhouse pone en valor las verduras de temporada, las carnes de proximidad, los pescados traídos diariamente de la lonja y los postres 100% artesanos. Dispone de un menú de mediodía por 18,50 euros y una variada carta en la que conviven un tartar de carne de buey con una maduración de 45 por 16 euros o un plato de pluma ibérica co ajo negro y nabo por 16 euros.

Publicidad