Novalife » Recetas

¿TIENES CENA MEXICANA? SIGUE ESTOS CONSEJOS

Con estos trucos aguantarás mejor las comidas con mucho picante

Es cierto que acostumbrarse al picante acaba siendo una cuestión de acostumbrar al paladar, poco a poco. Pero hay algunos truquillos que podemos poner en práctica para que el picante deje de ser nuestro peor enemigo y podamos, incluso, ganarle la batalla. Aquí algunos consejos para aguantar mejor las comidas con mucho picante.

Guindilla

Archivo Guindilla

Publicidad

1- Pon picante a tus comidas una vez a la semana. Escoge el picante que más te guste y empieza a realizar este sencillo gesto. Verás como poco a poco tu paladar va acostumbrándose y luego lleva muchísimo mejor esos currys tailandeses o esos platazos mexicanos que hacen que, literalmente, pierdas el sentido. Verás como poco a poco, sin darte cuenta, vas aguantándolo cada vez mejor.

2- No bebas agua. Es habitual echarnos un trago de agua cuando llega a nuestro paladar un ramalazo picante que quita el sentido. Craso error. El agua solo va a aumentar la sensación de picor, de manera que es mejor optar por el té helado o bebidas grasas como la leche.

Un vaso y una jarra de leche | Pixabay

3- Respirar fuerte por la boca. Ya nos lo dice el sentido común y la experiencia demuestra que funciona: cuando estamos ante un plato muy picante lo mejor es respirar fuerte por la boca para airear el paladar y aliviar la sensación de quemazón y picor intenso.

4- Acaba el ágape con un buen helado. O un sorbete, con el que recuperar la sensación de frescor y olvidar lo mal que lo pasábamos (y lo que nos gustaba, qué democnios) con el picante de hace unos minutos.

Helado de turrón con frambuesas | Bainet TV

5- Escoge un aderezo graso. Las grasas contrarrestan la intensidad del picante, de manera que una buena idea cuando estamos ante un plato de picor muy intenso es acompañarlo de una guarnición o aderezo con bastante materia grasa, que suavizará su intensidad.

6- Acompaña el picante con algo duro. Además de escoger alimentos grasos, los ingredientes duros también son grandes amigos del picante. Galletas, pan, arroz... proporcionan a los receptores de tu boca una señal diferente en la que concentrarse, que interrumpe por momentos la intensidad del picor. Lo mismo ocurre con los alimentos ricos en almidón, que también pueden ayudar a la absorción de capsaicina (la responsable de la sensación de picor) y evitar que entre en tu organismo demasiado rápido.

Pan de molde | Agencias

7- Come despacio. La razón de que el picante te desespere es, como decíamos, la capsaicina, una sustancia presente en estos alimentos responsable de sus efectos en nuestro paladar. Comer lentamente mantiene una cantidad constante pero tolerable en el organismo, todo lo contrario que si damos grandes bocados, cosa que provocará subidas de capsaicina y sus consiguientes consecuencias nefastas sobre nuestro paladar.

Publicidad