Alimentos procesados

Alimentos procesados

Los 8 alimentos procesados en los que puedes confiar

Acostumbrados a una vida entre prisas la cocina para algunos no es su mayor fuerte. Estamos tan ocupados que nos quedamos sin tiempo para ella. A continuación, te desvelamos los ocho alimentos procesados para llevar una comida saludable sin necesidad de que la cocine tú

Alimentos
Alimentos | iStock

Hay que romper con el mito de que los alimentos procesados son malos. A continuación, te mostramos alguno de los alimentos del supermercado que puedes comer tranquilamente.

1. Las legumbres: tienen una gran fuente de vitaminas y proteínas de origen vegetal. Son una comida muy saludable, aunque dejarlas en remojo la noche anterior, cocerlas por la mañana y dejarlas enfriar para la ensalada lleva mucho tiempo. Para ahorrárnoslo podemos recurrir a los botes de legumbres cocidas. Además, podemos utilizar el caldo que desprenden como sustituto de la clara de huevo en diferentes preparaciones que requieran merengue.

2. Verduras y frutas congeladas: nos encanta ir al mercado y comprarlas después de estar un buen rato escogiéndolas con mimo. Sin embargo, las bolsas de congelado de verduras para ciertas preparaciones, como el pisto o el puré, te ahorran mucho trabajo, y te permiten obtener los mismos beneficios que con los frescos.

3. El queso fresco: el queso industrial lleva los mismos ingredientes que si lo hicieras en tu casa artesanalmente. Es digestivo y aporta magnesio, calcio y fósforo. Además, tiene pocas calorías y muchas proteínas. Un alimento perfecto para épocas de desgaste.

4. Las algas deshidratadas: tienen diez veces más calcio que la leche. Por eso, y por sus propiedades quelantes, que son aquellos agentes naturales o sintéticos que sirven para deshacerse de los metales pesados que se pueden acumular en nuestro cuerpo. Algunas algas como la chlorella, son consideradas súper alimentos. Si quieres obtener beneficios sin cocinar, las algas deshidratadas en polvo son una opción procesada estupenda.

5. El yogur: pasa lo mismo que con el queso fresco industrial: podrías hacerlo en casa, pero sería más caro y te llevaría mucho tiempo porque, ¿quién tiene a día de hoy una yogurtera? Además, olvídate de los yogures que lleven azúcar, edulcorantes o colorantes. Quédate sólo con los naturales que llevan leche y fermento.

6. Pescado en aceite o natural: hacer pescado en aceite es muy fácil, sólo necesitas cocer unos lomos con sal y laurel y meterlos en aceite. Sin embargo, esto lleva un tiempo del que a veces no disponemos, así que lo mejor es comprar latas de calidad.

7. Hojas para ensalada: que lo laven, lo corten y lo metan en un envase preparado para consumir es una ventaja que no interfiere en sus propiedades nutricionales y nos puede ahorrar mucho tiempo. Además, hay una gran variedad de clases: canónigos, espinacas, rúcula… para que no repitas.

8. Gazpacho: sin duda es el producto estrella del verano. Por suerte, en el mercado tenemos una amplia variedad de marcas que nos ofrecen el gazpacho como si lo hiciésemos nosotros. Tomate, pepino, cebolla, pimiento, aceite, sal y listo. De la nevera del supermercado, a nuestra mesa con todas las vitaminas y fibra.

Con toda esta variedad de alimentos procesados, ¿quién quiere cocinar en verano? Son alimentos que puedes comprar sin dejar de comer sano, mientras ahorras tiempo para cocinar otras cosas.

Seguro que te interesa

Curiositips | Madrid | 04/04/2019

Los mas vistos

Hogarmania

Dormitorio de estilo retro y elegante en casa rural

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.