La OMS recomienda a las madres la lactancia materna exclusiva al menos durante los primeros 6 meses de vida del bebé. Pero ¿qué es eso de la 'Lactancia materna exclusiva'? Pues como su propio nombre indica se trata de dar como único alimento a nuestro bebé la leche que generamos en nuestras mamas tras el parto, el pequeño no consumirá ni beberá otra cosa que no sea la leche materna exclusivamente durante ese periodo.

Sin embargo, aunque la lactancia materna tenga grandes beneficios tanto para el bebé como para la madre, no es ningún camino de rosas al principio, como ya te contamos en este artículo, de hecho hay muchas mujeres que optan por no dar el pecho a su bebé o que tras intentar la lactancia materna por diferentes motivos tienen que abandonarla y deciden utilizar leche adaptada. Es también una opción muy válida y no pasa absolutamente nada.

Asimismo, si ya has sido mamá o estás a punto de serlo y quieres intentar la lactancia materna, debes saber que las dos primeras semanas o quizá alguna más, dar el pecho a tu bebé pueden ser literalmente un INFIERNO. El dolor de los pezones cuando los bebés se amamantan puede ser realmente insoportable, eso sin hablar de las grietas que te pueden surgir, lo que agrava el problema, y las posibles mastitis que te puede provocar la acumulación de leche en tus senos. Además, dejando aparte el dolor, el agotamiento físico que supone ser el único sustento de ese bebé para comer es una atadura de 24 horas los siete días a la semana. Sobre todo si decides practicar la 'lactancia materna a demanda'.

Este término, de 'lactancia materna a demanda' significa simplemente dar de mamar cuando el bebé te lo pida. Por lo que el tiempo entre toma y toma puede ser muy aleatorio, pudiendo haber pasado 20 minutos o tres horas. Esta forma de alimentación es la que recomienda actualmente la Asociación Española de Pediatría (AEP).

"Muchos niños, además de alimento, buscan consuelo en el pecho de su madre. Un bebé que llora y que demanda ser amamantado necesita a su madre. Retrasar innecesariamente el momento de la toma causa un sufrimiento evitable tanto para el bebé como para su madre." Señalan desde la AEP.

La lactancia materna aporta al bebé muchos beneficios demostrados en numerosos estudios científicos, estos son algunos de ellos. En primer lugar, es una fuente de nutrientes esenciales y anticuerpos que protegerán al bebé de posibles enfermedades. Favorece su desarrollo mental y tienen menos probabilidades de desarrollar alguna alergia.

Por otro lado, como ya os comentamos en el vídeo, puede ser muy útil y bueno para la madre ya que permite cierto control de peso, refuerza el vínculo que se crea con el bebé y ayuda a la segregación de hormonas entre otras cosas.

SEGURO QUE TE INTERESA

Mitos y verdades de la lactancia materna