Novalife » Cuídate » Nutrición

TEN CUIDADO

Por qué puede ser peligroso comprar la sandía y el melón cortados

Muchas veces, en el supermercado o en las fruterías, venden la fruta ya cortada para nuestra comodidad, pero, ¿sabías que comprarla así puede ser perjudicial?

Publicidad

Cuando vamos al supermercado, a veces optamos por una compra rápida y cómoda, es decir, aquella formada a base de platos preparados, fruta cortada y conservas. Si no tenemos mucho tiempo para cocinar, esta comida te puede salvar de un apuro. Sin embargo, en lo que respecta a la fruta, no es una buena idea.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos alertó, hace unos meses, de un brote de Salmonella Carrau. En el comunicado, el CDC advertía de los peligros de ingerir melón y sandía precortados, a partir de los cuales se habían producido más de 90 intoxicaciones alimentarias.

Por qué hay intoxicaciones por ingerir fruta cortada

La nutricionista Eva María Bautista asegura que “en la mayoría de los casos, las intoxicaciones de este tipo se producen por una manipulación inadecuada por parte de uno o varios individuos”. Esto sucede cuando dichas personas “mantienen contacto con el alimento, en algún momento, desde su recolección hasta que llega al consumidor”.

El uso de agua no potable, el posible contacto de insectos y roedores con la fruta, una temperatura inadecuada, y las (a veces) escasas condiciones sanitarias, pueden desencadenar intoxicaciones en aquellos que la consumen, añade Bautista. Las más comunes son la salmonelosis, la listeriosis o la intoxicación por E. Coli.

“Para evitar que estas prácticas originen enfermedades de transmisión alimentaria, es fundamental lavarse bien las manos con agua y jabón y secarlas con papel de un solo uso cada vez que se manipule alimentos”, ha continuado Bautista. Asimismo “tener superficies y utensilios limpios, no toser ni estornudar encima de la comida, mantenerla fuera del alcance de los animales y utilizar agua potable al cocinarla” es esencial.

Cómo envasar y manipular la fruta

Antes de comer una fruta es importante mantenerla con piel o, si no es posible, refrigerarla, ya que a temperatura ambiente los microorganismos se multiplican rápidamente. Por su parte, la capa exterior de estos alimentos actúa como un escudo protector frente a posibles patógenos y microorganismos externos o ya adheridos a su piel.

Por tanto, si mantenemos una fruta cortada a temperatura ambiente debemos tener mucho cuidado al manejarla, tocándola con las manos muy limpias y asegurándonos bien de lavarla. Según la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, poner la fruta bajo el chorro del grifo antes de pelarla debería ser suficiente para evitar alguna intoxicación.

Si acabas de comprar una pieza de fruta sin cortar ni pelar, es importante que sepas dónde la deberías guardar. En algunos casos, es preferible hacerlo en la nevera, mientras que en otros, la fruta se conserva mejor fuera. Ante la duda, haz clic en este enlace y te contamos cómo preservar cada tipo de fruta.

Para finalizar, Bautista recomienda “tener en cuenta que en muchas ocasiones el deterioro del alimento no es perceptible a nuestra vista y olfato, por lo que la prevención es la mejor forma de evitar las intoxicaciones”.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Qué frutas se pueden congelar y cuáles no

Publicidad